Denuncia abandono de persona

jubilado (4)

Caleta Olivia
César Alfredo Borzone, tiene 67 años y sufre de una discapacidad visual total en el ojo derecho y ayer recurrió a Diario Más Prensa por las promesas que se realizaron en el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia para conseguirle un lugar donde alojarse.
No es la primera vez, ni el primer lugar del país en donde este hombre sale a contar sus padecimientos, aunque con dispar receptividad e incluso con denuncias posteriores. (Ver aparte).
De todos modos ante el desesperado reclamo del indigente, este medio concurrió a entrevistarlo en la calle. Allí nos pidió dar a conocer su historia.
“Estuve en el hotel de la policía, en AMSA, pero me lo tuve que pagar con mi jubilación”, sostuvo Borzone y detalló que “Paola Lamanuzzi, me llevó a ese hotel con la promesa que Desarrollo Social se iba a ser cargo del gasto”.
“Tanto Desarrollo Social de la provincia, como de la municipalidad de Caleta Olivia se lavan las manos como Poncio Pilatos. Estoy en situación de calle y mi estado de salud no permite que este tomando frío a la intemperie”, señaló y aseguró que lo que cobra de la jubilación de docente lo destina completamente a pagar el hotel.
De este modo el hombre describió la dramática situación que vive y la incertidumbre de cómo transcurrirán sus próximas horas.

Promesas
Según el testimonio los organismos oficiales le niegan asistencia, y aparentemente él no tendría familiares cercanos, amigos o allegados que lo puedan contener,
Con relación a Paola Lamanuzzi, directora del Centro Integrador Comunitario del Virgen del Valle consideró que “me prometió ayuda. Me llevó a AMSA donde dijo que podía alojarme y que ellos se harían cargo, pero nada de esto sucedió. Termine pagando el alojamiento más de un mes con mi jubilación”, insistió.
Al respecto precisó: “también recurrí a la obra social del PAMI, pero la ayuda no es inmediata y me comuniqué con Protección Civil y aún no me han llamado”, dijo y aseguró que anoche pernoctaría en el Hospital Zonal.
“Me queda poco dinero, toda mi jubilación la destino al hotel. Quiero que mi caso se haga público porque Desarrollo social de la provincia, como de la municipalidad incurre en abandono de persona e incumplimiento en los deberes de funcionario público”.
“No puedo estar en la calle, tengo PAMI, pero no me dan una solución inmediata”, criticó.

Abandonado
La versión que da Borzone sobre su situación es dramática y pese a los antecedentes
conocidos sobre reiterados reclamos de asistencia en diversos puntos del país, e incluso en Chile, dada la insistencia del pedido, este medio accedió a hacer publico este reclamo.
“Estoy a la buena de Dios y quiero decir públicamente que el Estado me esta abandonando. El estado me abandona y hasta me dijeron de Desarrollo Social que tenía que sacar el documento nuevo. Hice los trámites y tengo el DNI y ahora soy ciudadano de la nación y con domicilio en Caleta, pero lamentablemente en situación de calle”.
Sobre su alejamiento de AMSA, informó que le agradezco al Sargento Chávez, aunque “me pidió que le entregue la habitación.
César Alfredo Borzone, nació en Buenos Aires y se jubiló en Cipolleti como docente. Hace dos años llegó a Caleta Olivia y no tiene familiares en esta ciudad.

¿Indigente o fraude?
En San Rafael ( Mendoza), en Venado Tuerto ( Santa Fé) y en muchas otras localidades del país; y hasta en Punta Arenas (Republica de Chile); Cesar Alfredo Borzone salió a los medios a mendigar. En algunos lugares se presentó como docente y maestro, en otros como jubilado y hasta como locutor de Radio Nacional.
En principio, allá por el 2013/14, el discurso y el pedido siempre fue el mismo: ayuda para realizarse una operación en la vista.
Dinero pasa pasajes, para la cirugía y para subsistir, eran los requerimientos. Pero luego, con el correr de los años, el reclamo de asistencia solo apuntó a alojamiento y ayuda económica.
En Punta Arenas, dijo que lo habían asaltado y se había quedado sin dinero para una operación de corneas.
“La enfermedad trajo a César Alfredo Borzone a Punta Arenas. Además, el robo de su dinero lo lleva a solicitar ayuda de los magallánicos para obtener alojamiento. Incapacitado de su ojo derecho por una enfermedad que lleva consigo por años, llegó a Magallanes, destacado locutor argentino que trabajó en la reconocida Radio Nacional de Buenos Aires, Argentina. En busca de una solución médica, por lo que considera en su país una discriminación por no contar con la edad correspondiente para activar su seguro de vejez”, así describía el diario El Pingüino la situación de este hombre.
No fueron tan amables, en Mendoza lo acusaron de “estafador” que pide “ayuda a la comunidad para juntar fondos para una supuesta operación que debe realizarse en la vista, argumentando que no tenía los medios para realizarla. Esta misma maniobra la habría realizado en otras provincias del país, siendo el sujeto trasladado a la Unidad Investigativa”, señalaba el diario Hoy San Rafael, hace 4 años atrás.
En otros medio presentaban a Borzone como “maestro, que precisamente tuvo problemas en la vista cuando ejercía como docente en un colegio religioso de Puerto San Julián, Santa Cruz. Cometí el error de renunciar y perdí la obra social de los docentes privados; me quedé sin ningún tipo de cobertura. Después me separé de mi esposa, aunque no estamos divorciados, y la verdad es que actualmente estoy en situación de calle y la única solución para el problema de la vista es un trasplante”, decía en el diario La Reforma de La Pampa, años atrás.
Real o no la historia que cuenta este personaje, lo cierto es que hace años vive en la misma situación y sostenido por la solidaridad y la caridad de los vecinos de las ciudades a las que arriba. Indigente, o farsante, las autoridades deberán dilucidarlo, mientras tanto, el hombre estará en nuestras calles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *