Llaman a indagatoria a Cristina Kirchner para el 18 de septiembre

cris

Buenos Aires
“En cumplimiento de la orden de la Cámara Federal”, el magistrado la citó como supuesta coautora de lavado de dinero en “la ruta del dinero K”.
El juez Sebastián Casanello citó este martes a declaración indagatoria a Cristina Kirchner para el próximo 18 de septiembre, imputada como coautora de lavado de dinero en “la ruta del dinero K”.
Lo hizo “en cumplimiento de la orden dada por los jueces Martín Irurzun y Javier Llorens”, los magistrados de la sala II de la Cámara Federal porteña.
Se trata de la causa en la que está detenido desde hace más de dos años el contratista y hombre de máxima confianza del matrimonio Kirchner, Lázaro Báez, y en la que el delito atribuido a los procesados es el de haber “integrado una banda dedicada a lavar dinero entre 2010 y 2013 agravado por la habitualidad”.
Así, Cristina deberá regresar a Tribunales pocos días después de su última visita a Comodoro Py para declarar ante el juez Bonadio en la causa de los cuadernos, en la que se la investiga por el delito de asociación ilícita.
“El 31 de agosto del corriente año, en el incidente 283, la Cámara resolvió -por mayoría- disponer que se ordene la convocatoria a prestar declaración indagatoria de Cristina E. Fernández en las presentes actuaciones”, explica Casanello en su breve escrito de citación.
Con el detalle de que la orden fue girada “por mayoría”, el juez advierte que el tercer integrante de la sala II, Leopoldo Bruglia, “no adhirió a la tesis de sus colegas”.

Resolución
Casanello transcribe textualmente un fragmento de la resolución de la Cámara que justificaba la orden de citar a Cristina: “Si según las investigaciones judiciales, Lázaro Báez fue el encargado de brindar el entramado societario para captar los fondos públicos (causa “Vialidad Nacional), de vehiculizarlos parcialmente a las manos privadas de quienes entonces eran funcionarios públicos (causas “Los Sauces” y “Hotesur) y también sacar fondos del país para posteriormente reintroducirlos de manera de ocultar su origen (en esta causa, conocida como „la ruta del dinero), se encuentra configurada la sospecha que señalan los acusadores acerca de la participación de Cristina Fernández en estos últimos hechos en tanto es dable entender su vinculación con, al menos, parte de esos fondos…”.
La causa de “la ruta del dinero K” comenzó en 2013 tras una denuncia realizada luego de la difusión en el programa Periodismo Para Todos de supuestas maniobras para sacar del país unos 60 millones de dólares por parte de un grupo de asesores de Báez, entre quienes se encontraban los financistas Leonardo Fariña y Federico Elaskar.

Hechos
En el expediente se corroboraron esos hechos, quedando “comprobado el delito de lavado de dinero” a través de la estructura de “sociedades y cuentas bancarias en el exterior que permitieron el blanqueo de por lo menos unos sesenta millones de dólares”.
La causa también certificó que el origen “ilegítimo de los fondos” que se utilizaron para las maniobras de blanqueo corresponde a contratos de obra pública que se investigan en otros expedientes.
La misma Sala II de la Cámara ratificó que la ex Presidenta, el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, otros ex funcionarios y Lázaro Báez, entre otros, conformaron “una estructura paralela al poder estatal para desviar dinero público en favor de su grupo a través de la asignación irregular de obra pública vial a las empresas de Báez entre los años 2003 y 2015.
Así, “la ruta del dinero K” quedó vinculada con el expediente que investiga la defraudación a través de la obra pública, considerando a esta última como el “delito precedente” de las maniobras de blanqueo.
En el direccionamiento de los contratos, Báez recibió 52 licitaciones por 46.000 millones de pesos que luego fueron aplicados a diferentes maniobras de lavado.
Se determinó que una porción de esos fondos fueron derivados al patrimonio ?de la familia Kirchner a través de otros negocios celebrados con Báez: el alquiler de habitaciones de los hoteles y la administración de los mismos (Hotesur SA) y los contratos de locación celebrados con Los Sauces SA (inmobiliaria de la ex Presidenta).
La sumatoria en ambos expedientes donde se investigó el lavado de dinero, arroja ingresos a favor de la ex familiar presidencial por más de $ 50 millones entre 2009 a 2015.

Recorrido
Por este recorrido, según los jueces Martín Irurzun y Mariano Llorens, Cristina Kirchner debía ser llamada a indagatoria en la causa por lavado de activos que tiene como principal responsable al dueño del Grupo Austral.
Irurzun recordó que según los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques (que investigaron la defraudación en obra pública y las causas por lavado de dinero), “ello se explica por la relación de “prestanombre” del primero (Báez) con la segunda (Cristina), porque dado el grado de exposición de quien entonces detentaba la primera magistratura del país el dinero o los bienes no podían quedar registrados a su nombre”.
Por ello, según el camarista “la lógica indica que la explicación de la enorme masa dineraria que manejó Báez debe rastrearse en el rol que cumplió en los negocios delictivos de Fernández. Y ello tiene todo que ver con los cargos que aquí pesan sobre aquella. Afirmar lo contrario, a esta altura, contraría a las pruebas y a una valoración razonable de aquellas, por vía del sentido común”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *