Cómo es la ayuda en la guerra de Ucrania

Por Karin Hiebaum
Corresponsal Austria

miedo2

No esperaban una guerra en Europa. Pero estaban preparados. ORF Austria habló con un logista y un director de operaciones de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras sobre cómo es la ayuda en la guerra de Ucrania, cuáles son los mayores desafíos y qué papel juega el miedo.

Es uno de los tres grandes centros logísticos de Médicos Sin Fronteras (MSF). El almacén de 18.000 metros cuadrados situado en el norte de Bruselas alberga todos los suministros de ayuda sin los cuales no sería posible una misión en la zona de crisis. Desde medicamentos hasta tiendas de campaña y mantas, alimentos de emergencia y cinta adhesiva. Los países de destino de las cajas embaladas están escritos en letras negras en papelitos amarillos: Afganistán, Líbano, Yemen y Ucrania.

Desde el comienzo de la guerra, se han llevado a Ucrania 71 toneladas de suministros de ayuda, 14 camiones, según MSF. «Las últimas semanas han sido muy intensas. Trabajamos de lunes a domingo. Hemos creado nuestros propios grupos de trabajo y tenemos reuniones con todos los actores casi a diario», dice Mina Kanashiro. Es la responsable de coordinar todos los artículos y lleva muchos años trabajando para Médicos Sin Fronteras. No esperaba una guerra en Eu
En el centro logístico de Bruselas, de 18.000 metros cuadrados, se acumulan ahora también los paquetes para Ucrania.

Desde la A de Afganistán hasta la Z de República Centroafricana, los paquetes de Bruselas se transportan a todo el mundo.
Todos estos paquetes de emergencia son llevados a Ucrania – a qué dirección exactamente no se quiere hacer público al
Almacén de Médicos sin Fronteras

Para no interrumpir la cadena de frío de los medicamentos sensibles, hay «frigoríficos móviles».

En el centro logístico, estos artículos se llevan a la temperatura adecuada en una sala refrigerada.

Además de los productos médicos, las zonas en crisis suelen carecer de las necesidades más básicas: los alimentos, por ejemplo. Por ello, el almacén también contiene «alimentos compactos de emergencia».

Miles de artículos diferentes se almacenan en el centro logístico, se embalan y se transportan.

Para poder montar ambulatorios móviles, se necesitan las carpas adecuadas, aquí ya embaladas
Pomada antifúngica, pastillas contra la malaria, jeringuillas… incluso el material de los médicos parece no tener límites.
Desde catéteres, los paquetes contienen todo lo necesario para una operación de emergencia.

Además de una logística eficaz, también es necesaria una buena cooperación entre el personal.

«Nosotros (MSF, nota) tenemos experiencia en la guerra. Sabemos cómo tratarla y tenemos la experiencia necesaria. Hay una información básica, elementos clave básicos que se necesitan en un contexto de guerra. Así que en cierto modo estamos preparados, aunque no específicamente para esta guerra», dice Kanashiro.

También sabe lo que significa ser activo en una zona de crisis o incluso de guerra. Trabajar en lo que ella llama un «contexto inestable» te expone a grandes riesgos, dice. «Puede pasar cualquier cosa», dice Kanashiro. Estos riesgos se sopesan, pero «al final, uno sigue su intuición, su corazón, sus creencias y sus valores». No hay «tiempo» para el miedo en situaciones como ésta.

Las circunstancias cambian de un minuto a otro
Pero ya sea en el campo o en el almacén, en todas partes se plantean retos, aunque de distinta índole. En el caso de Ucrania, actualmente están luchando por garantizar que todos los productos adecuados estén en el lugar correcto en el momento adecuado. Pero las circunstancias cambian «cada día, casi cada minuto», dice Kanashiro.

«Nunca sabemos lo que va a pasar en el siguiente minuto. Nada es estable. A veces tienes un plan para entregar en un punto determinado, y de repente hay que cambiar todo porque la carretera ya no es transitable». Además, dijo, hay problemas en la cadena de suministro mundial que dificultan la obtención de los productos en las cantidades necesarias en un plazo determinado.

Pero el grupo de trabajo está capacitado para hacer frente a las incertidumbres, dijo, porque está formado por «personas que tienen mucha experiencia en la respuesta a las emergencias», incluidos los farmacéuticos además de los médicos. «Así que se trata de un equipo completo que puede prestar asistencia médica inmediata en la región y a las personas afectadas», explica Kanashiro.

Muchos problemas desde la frontera
Actualmente, la ayuda humanitaria es necesaria sobre todo en Mariupol. La destruida ciudad portuaria del sur de Ucrania se ha convertido en un símbolo de la catastrófica situación humanitaria. Los habitantes restantes, que aún no han podido huir, esperan allí sin agua, electricidad ni atención médica.

Para garantizar que la ayuda llegue a donde debe llegar, la ONG ha estado construyendo nuevas rutas de suministro desde el comienzo de la guerra. Franz Luef, que recientemente ha coordinado las actividades de ayuda en Ucrania, está involucrado en ello. La cooperación con los grandes centros logísticos de Bruselas y Burdeos funciona bien, pero los problemas empiezan en la frontera ucraniana, dice Luef en una entrevista con ORF.at. Se empieza por encontrar empresas de transporte que estén dispuestas a entrar en el país.

Depósitos de suministros en Ucrania

Jefe de operaciones: «Condiciones muy difíciles sobre el terreno».
Pero lo más importante es poder establecer y mantener las rutas de suministro. Al igual que Kanashiro, Luef afirma: «El gran reto para nosotros es llevar el material adecuado -médico, pero también no médico- al lugar adecuado», explica el jefe de operaciones, que ha pasado los últimos días en la ciudad ucraniana occidental de Ivano-Frankivsk y en la eslovaca de Michalovce, en la frontera con Ucrania.

«Tampoco hay que olvidar que las líneas generales de suministro de los hospitales regionales están parcialmente interrumpidas debido a la guerra y los suministros se están agotando o ya se han agotado». En concreto, se necesitan equipos médicos, medicamentos para el tratamiento inicial de las heridas de bala, pero también para el tratamiento de las enfermedades crónicas, incluidas las mantas. En los centros de abastecimiento cercanos a la frontera, los suministros de ayuda se empaquetan en pequeños paquetes.

Sin embargo, los bombardeos a lo largo de las principales rutas de suministro dificultan enormemente el transporte. Las carreteras y las vías férreas están parcialmente destruidas. «La situación es especialmente grave en el extremo oriental, es decir, en la frontera con Rusia, empezando por Kharkiv, pasando por Mariupol y justo antes de Zaporizhzhya», dice el jefe de operaciones al describir la situación.

«Nuestro personal sobre el terreno informa de condiciones muy, muy difíciles para prestar ayuda allí». La preocupación por una ofensiva rusa a gran escala en el este ha aumentado recientemente con fuerza, y las autoridades están haciendo un llamamiento a los ciudadanos para que abandonen las regiones del este. Sin embargo, recientemente se ha podido llevar suministros de ayuda al este y al sur y recoger pacientes de las zonas de guerra y transportarlos a Lviv, en el oeste.

Enfoque en el este de Ucrania
El apoyo al personal médico y el suministro a los hospitales del este de Ucrania es también el objetivo principal, subraya Luef. Además de proporcionar suministros de socorro, MSF está ayudando a formar al personal local. Esto abarca desde la formación en cirugía y cirugía de guerra hasta la elaboración de planes de emergencia en caso de un rápido aumento del número de heridos, pasando por la formación en caso de que se utilicen armas biológicas o nucleares.

Pero la ONG también apoya a las personas que han buscado refugio en el oeste de Ucrania. «Allí tratamos de apoyar a grupos especialmente vulnerables, como los ancianos o los enfermos crónicos, así como a las organizaciones locales, para que los que buscan refugio en el interior puedan ser acogidos y atendidos», dice Luef, que está impresionado por la solidaridad de la población ucraniana. Al fin y al cabo, sólo en Ucrania hay más de seis millones de desplazados internos.

«Los hospitales no se salvan en la guerra»
El hecho es que las instalaciones sanitarias, en particular, también son repetidamente objeto de ataques. Desde el comienzo de la guerra, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha registrado decenas de ataques, que han causado la muerte de más de 70 personas hasta finales de marzo. «Tenemos que señalar que las instalaciones civiles, que los hospitales están protegidos por el derecho internacional de la guerra y no deben ser un objetivo de ataque», dice Luef.

«Desgraciadamente, estamos viendo una vez más que los hospitales y las clínicas no se salvan en la guerra», continúa. Hay que reconocer que es difícil mantener la asistencia sanitaria «si no se respeta este derecho internacional, sino que se abusa de él». A pesar de las circunstancias adversas, parece que todos los actores, desde los logísticos hasta los médicos tratantes, están haciendo todo lo posible para seguir prestando la tan necesaria ayuda humanitaria.