El “Caso Naves” entre irregular y funcional a un Concejo sin rumbo

concejo (1)

Caleta Olivia
Una vez más los concejales no sesionaron porque – según fuentes parlamentarias – Rubén Martínez falto “sin previo aviso”.
Ayer en el contexto de una nueva sesión fallida por “falta de quórum” los ediles intentan responsabilizar de la situación al Intendente Facundo Prades quien se encontraba en Buenos Aires.
Al respecto, fuentes de la comuna consultadas por este medio, aseguraron que Prades se encontraba en la capital “por la situación de los trabajadores de CPC”, la empresa del detenido empresario Cristóbal López.
En cuanto al funcionamiento del organismo legislativo local, lo cierto es que el problema que enfrenta es de larga data y tiene relación directa con la decisión de haber renovada una licencia extraordinaria de Juan José Naves. Esto pone al límite la posibilidad de logra quórum.
Naves goza de una cuestionable licencia, para permanecer al frente de la Gerencia de Servicios Públicos; pero no son pocos los que señalan esta situación como “irregular” ya que no solo nunca tomó estado parlamentario en sesión, sino que nunca se informó oficialmente de las características de esta “licencia”, extraordinaria, que dejó al organismo sin un concejal.

Contexto
Los concejales de Caleta otra vez no sesionaron por falta de quórum y volvieron a cargar contra el intendente, pero paralelamente no avanzan en solucionar sus problemas internos. En este juego de poderes, el Concejo no se hace cargo de la inconsistencia de su funcionamiento.
“La licencia se firmó entre gallos y medianoche, se desconoce el número de decreto u ordenanza en la que le otorgan la licencia, no existe” cuestionan fuentes cercanas a los propios concejales cuando todo hacía prever que se desarrolle la sesión con la presencia de los ediles Pablo Calicate, Liliana Andrade y Rubén Martínez, aunque sin ningún tipo de fundamento y como ya lo hiciera con antelación, el último concejal mencionado no asistió a la vecinal del barrio 26 de Junio y de esta manera no se pudo realizar la sesión ordinaria del Concejo.
En este caso, con lo que sucede con la figura del concejal Naves y en esta oportunidad en particular con la ausencia también sin justificación del Concejal Martínez, queda en evidencia que son los propios ediles los que no logran hace funcionar al parlamento local.

Licencias
Son los propios concejales quienes dejan sin miembros al Concejo Deliberante, ausentándose de sus bancas sin aviso precio, o en el caso puntual de Naves, otorgándole una licencia, en una medida que incluye el pago de su sueldo a él y a los cargos políticos que mantiene en su despacho sin estar en su rol. Esto se da mientras desde la Presidencia del Concejo no se define poner un punto final a esta situación de “informalidad” y claramente irregular.
No es la primera vez que el Concejal de Cambiemos Martínez decide faltar a la sesión sin dar explicaciones a sus pares y con mayor acento a su compañera de bancada la concejal Liliana Andrade quien ante este medio dijo no tener conocimiento alguno de lo que se sucedió a Martínez.
Tanto Javier Aybar como Pablo Calicate, quienes fueron los concejales que le permitieron por conveniencia política, la licencia a Juan José Naves, fueron los que se encargaron de culpar al Primer Mandatario local, cuando ellos mismos también son responsables por permitir que el Cuerpo Deliberativo esté diezmado.

Renuncia
Ante la penosa situación de funcionamiento que atraviesa el Concejo de Caleta, cabe preguntarse a esta altura no correspondería, que sus pares pidieran una definición a Naves, sorbe su retorno a su banca y el cumplimiento de la función para la que fue votado. En tal sentido, ni siquiera correspondería mencionar la actitud de Naves, como una “candidatura testimonial”, ya que ene se caso, luego de haber ganado su banca debería haber dado un paso al costado y dejársela a quien si tenga la intención de ejercer la representación de los vecinos votaron.
Pero en este contexto de evidente crisis que vive el Concejo, también cabría la posibilidad de que los integrantes del mismo reclamen la renuncia de Naves; y de esta manera dejar de funcionar negligentemente y a la deriva. Mientras esto no ocurra, el Concejo continuará con su errática gestión, y no podrá dar las respuestas que la comunidad le reclama a sus representantes.

La ausencia de Prades
Por su parte desde la Comuna sostienen que “son decisiones ajenas al Ejecutivo Municipal ya que se trata de un presupuesto independiente del cuerpo y que maneja su presidencia”.
Vale mencionar que dentro de las funciones inherentes al Intendente, establecidas por Ley, es la facultad de ausentarse de la ciudad para llevar a cabo acciones relacionadas por su tarea Ejecutiva, lo que no significaría un inconveniente si los cinco concejales elegidos por los vecinos de Caleta Olivia estarían comprometidos con el lugar que ocupan.
Sobre el viaje de Prades, se insistió en que “se está encargando de atender a los desempleados de CPC cuando fueron los propios ediles quienes les prometieron soluciones y ahora se esconden para no atenderlos y reiteradamente se tiene que hacer cargo el municipio desde donde anticiparon cual era el resultado final para este grupo de trabajadores”

Acerca de Redaccion

Deja un comentario