Fuertes vientos provocaron destrozos, cortes de luz y de tránsito vehicular en rutas

El Servicio Meteorológico Nacional había lanzado un Alerta naranja y amarilla para el sureste de Santa Cruz por fuertes vientos.
Las fuertes ráfagas empezaron al mediodía afectando a Rio Gallegos, El Calafate, Rio Turbio, Piedra Buena, entre otras localidades. Superaron los 120 kilómetros por hora y la situación empeoró con un corte de luz generalizado que se extendió a otras localidades.

179543

Piedra Buena. (Denny Imagen)

Según el Servicio Meteorológico Nacional, la capital de Santa Cruz se ve afectada por un viento Zonda, por lo que debió emitirse el alerta naranja. El comunicado expresa que el área será afectada por vientos muy fuertes del sector oeste con velocidades entre 60 y 90 km/h, y ráfagas que pueden superar los 120 km/h. El viento disminuiría por la noche.
Dicho esto, los destrozos fueron muchos, por ejemplo en el predio del Centro de Monitoreo de Rio Gallegos, donde volaron chapas y maderas que cercaban el terreno ubicado en la costanera local. En Piedra Buena también se registran voladuras de techos, postes caídos y destrozos. También hubo voladura de techos en localidades de la Cuenca.
Asimismo, los fuertes vientos afectaron el sistema de energía, provocando cortes de luz en las localidades de Río Gallegos, El Calafate y la Cuenca Carbonífera. Los problemas se habrían manifestado en la línea de alta tensión por cuestiones climáticas.

179544

Piedra Buena. (Denny Imagen)

Según un comunicado de Servicios Públicos S.E. el problema eléctrico se produjo a raíz de fuertes vientos en la línea 500 megawats, lo que ocasionó el corte de energía en el sur de la provincia de Santa Cruz. Las ciudades que sufren del corte son Río Gallegos, Calafate, Río Turbio y 28 de Noviembre que son abastecidas por la estación transformadora de La Esperanza.
El brutal viento hizo que muchos viajantes debieran interrumpir su tránsito por las rutas del sur. Es así que muchos habían quedados varados en la localidad de Piedra Buena hasta las 18 horas que se abrirían nuevamente los caminos debido al fuerte temporal.