Alcalde ucraniano ejecutado mientras imágenes satelitales muestran una zanja de 15 metros en una fosa común

por Karin Silvina Hiebaum

fosa

Imágenes satelitales muestran una tumba ucraniana de 15 metros de largo Reproduce el video La alcaldesa de una aldea ucraniana fue secuestrada, ejecutada y arrojada a una tumba poco profunda junto a su esposo e hijo, mientras imágenes satelitales perturbadoras mostraban una zanja de 45 pies de largo donde se cavó una fosa común en la vecina Bucha después de los asesinatos ampliamente denunciados como “genocidio”. .” Se cree que Olga Sukhenk, alcaldesa de Motyzhyn, un pueblo suburbano a las afueras de la capital, Kiev, y su familia fueron secuestrados por las tropas invasoras rusas el 23 de marzo, dijeron funcionarios ucranianos.

Luego, las tropas “torturaron y asesinaron a toda la familia del jefe de la aldea”, dijo Anton Herashchenko, asesor del Ministerio del Interior de Ucrania. “Los ocupantes sospechaban que estaban colaborando con nuestro ejército, dándonos lugares donde apuntar nuestra artillería. “Esta escoria torturó, masacró y mató a toda la familia”, dijo, nombrando a Sukhenko, su esposo, Ihor Sukhenko, y su hijo, Oleksandr. Un reportero de Reuters vio los cuerpos en una tumba poco profunda en un bosque cerca de una granja, que había sido casi destruida, en las afueras de Motyzhyn.

A uno de los enterrados en la arena le vendaron la cabeza. Un cuarto cuerpo, un hombre no identificado que parecía haber sido atado, fue visto en un pozo cerca de la granja incendiada, donde las marcas negras de quemaduras trepaban por las pocas paredes que quedaban, dijo el reportero de Reuters. La viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, confirmó el asesinato de la alcaldesa y dijo que ella había estado entre los 11 alcaldes y líderes comunitarios llevados al cautiverio ruso en toda Ucrania.

Estaban entre los cuerpos de al menos 410 civiles que fueron sacados de las ciudades del área de Kyiv en lo que el presidente Volodymyr Zelensky llamó un “genocidio”.
El lunes, surgieron imágenes satelitales de una zanja de 15 metros de largo excavada en los terrenos de una iglesia ucraniana donde se encontró una fosa común a unos 35 km de Motyzhyn en el suburbio de Bucha en Kiev, donde surgieron escenas impactantes de cuerpos abandonados en la calle. Las imágenes fueron compartidas por Maxar Technologies, que recopila y publica imágenes satelitales de Ucrania. Ucrania y las naciones occidentales acusaron el 3 de abril de 2022 a las tropas rusas de crímenes de guerra tras el descubrimiento de fosas comunes y civiles «ejecutados» cerca de Kiev.

Ucrania y las naciones occidentales acusaron el 3 de abril de 2022 a las tropas rusas de crímenes de guerra tras el descubrimiento de fosas comunes y civiles «ejecutados» cerca de Kiev.

La compañía estadounidense dijo que los primeros signos de excavación para una fosa común en la Iglesia de San Andrés y Pyervozvannoho All Saints se vieron el 10 de marzo, y pronto crecieron a al menos 45 pies. VER TAMBIÉN cuerpos de ucrania Calles del suburbio de Kiev ‘llenas’ de cuerpos, 280 enterrados en fosas comunes

Los periodistas de Reuters que visitaron Bucha también vieron una fosa común en una iglesia local, con manos y pies asomando a través de la arcilla roja apilada encima. El presidente Zelensky recorrió la zona el lunes y dijo que “se han encontrado muertos en barriles, sótanos, estrangulados, torturados”.

“Lo que ves alrededor, lo que le hicieron a esta ciudad moderna, es una característica del ejército ruso, que trataba a las personas peor que a los animales. Estos son crímenes de guerra, y esto será reconocido por el mundo como genocidio”, dijo Zelensky, informó el medio ucraniano UNIAN. Zelensky dijo que el inquietante descubrimiento puede afectar las conversaciones de paz para poner fin a la invasión. “Es muy difícil llevar a cabo negociaciones cuando ves lo que hicieron aquí”, dijo Zelensky. Zelensky insistió en que “cuanto más se alargue la Federación Rusa, peor exacerbará su propia situación y esta guerra”. “Es muy difícil llevar a cabo negociaciones cuando ves lo que hicieron aquí”, dijo Zelensky, y agregó que el liderazgo de Rusia “necesita pensar más rápido si tiene con qué pensar”.

La alcaldesa de una aldea ucraniana fue secuestrada, ejecutada y arrojada a una tumba poco profunda junto a su esposo e hijo, mientras imágenes satelitales perturbadoras mostraban una zanja de 45 pies de largo donde se cavó una fosa común en la vecina Bucha después de los asesinatos ampliamente denunciados como “genocidio”. .” Se cree que Olga Sukhenk, alcaldesa de Motyzhyn, un pueblo suburbano a las afueras de la capital, Kiev, y su familia fueron secuestrados por las tropas invasoras rusas el 23 de marzo, dijeron funcionarios ucranianos.

Zelensky insistió en que “cuanto más se alargue la Federación Rusa, peor exacerbará su propia situación y esta guerra”. Las escenas repugnantes llevaron a otros líderes mundiales el lunes a declararlo como un claro genocidio. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, pidió que se castigue a los responsables de los asesinatos en Bucha y dijo que deberían “responder a estos presuntos casos de crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y, por qué no decirlo, también de genocidio”. El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, describió a Rusia como un “estado fascista totalitario” y dijo que “las masacres sangrientas perpetradas por soldados rusos merecen ser llamadas por su nombre: esto es genocidio”.

El primer ministro de Estonia, Kaja Kallas, dijo que las fotos de los cuerpos esparcidos por la ciudad “recuerdan las matanzas masivas de los regímenes soviético y nazi”. “Esto no es un campo de batalla, es una escena del crimen. Los asesinatos en masa de civiles ucranianos por parte de #Rusia son un claro crimen de guerra”, dijo Kallas en Twitter y pidió “una quinta ronda de fuertes sanciones de la UE lo antes posible”. El presidente francés, Emmanuel Macron, también dijo el lunes que hay “evidencia clara de crímenes de guerra” en Bucha.

“Lo que acaba de suceder en Bucha exige una nueva ronda de sanciones y medidas muy claras”, dijo en la radio France-Inter. “Necesitamos actuar”. El principal funcionario de derechos humanos de las Naciones Unidas está pidiendo «investigaciones independientes y efectivas» sobre lo que sucedió en la ciudad ucraniana de Bucha. La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo en un comunicado el lunes que está “horrorizada por las imágenes de civiles muertos en las calles y en tumbas improvisadas”. Agregó que “los informes que surgen de esta y otras áreas plantean preguntas serias e inquietantes sobre posibles crímenes de guerra, violaciones graves del derecho internacional humanitario y violaciones graves del derecho internacional de los derechos humanos”.

A pesar de la abrumadora evidencia, Rusia se ha apegado a su afirmación de que no ha atacado a civiles durante su llamada “operación militar”. El investigador jefe de Rusia desestimó el lunes los informes de Bucha como “información deliberadamente falsa” y “provocación”.