«Este asesino llamado Ramiro Vilche mató a mi hijo, sin darle la oportunidad ni de defenderse»

El Juez Dr. Marcos Perez Soruco determinó la libertad del joven que mató de dos certeras puñaladas al menor Nehuen Pozo en el contexto de supuestamente un juego, lo que generó el enojo de la madre del primero quien manifestó: «lo mató a sangre fría y anda en la calle y yo a mi hijo terminé de arreglarle el nicho en el cementerio».
Cumplido el plazo para determinar el futuro procesal de Ramiro Vilche quien mató de dos puñaladas durante una reunión de amigos a Nehuen Pozo en la Zona de Chacras e hirió a otro joven, el Juez interviniente Dr. Marcos Perez Soruco determinó su libertad entendiendo que se trató de un homicidio culposo en el contexto de un juego. Jana Beroiza, madre del menor asesinado, expresó a través de las redes sociales su enojo con la determinación y también criticó el accionar de los medios de comunicación, «publicaron el nombre de mi hijo siendo que era menor, pero nunca pusieron el nombre del asesino».

WhatsApp Image 2022-05-11 at 4.23

Se dio a conocer la imagen del homicida junto a sus padres.

A este asesino, dijo la mujer, «la prensa le cubrió la cara y a mi hijo no, de él no dieron su nombre de mi hijo sí», y agregó: «Este asesino llamado Ramiro Vilche mató a mi hijo, sin darle la oportunidad ni de defenderse, lo mató a sangre fría, y también trató de matar a su amigo».
Asimismo manifestó: «siempre su abogado y su familia tratando de plantar esa versión de «estaban jugando», la madre jurándome que fue sin querer, cuando ni siquiera ella lo vio. A mi hijo lo mató», y aseveró: «Ella es la madre, el es el padre, criaron un monstruo asesino y hoy lo tienen en su casita, cenando en familia, y hoy yo fui a cerrarle el nicho a mi hijo abrazando un ataud. Él, Ramiro Vilche, hoy duerme en casa con sus hermanos festejando. Hoy por decisión de un Juez me vuelven a matar a mi hijo y esta familia disfruta el regreso de este asesino».
El hecho aconteció en la madrugada del 25 de abril cuando durante una reunión de amigos en la habitación de la vivienda de la calle Camilo Asad al 100, Nehuen Pozo recibió dos puñaladas mortales. Una de las cuatro personas presente le propinó los puntazos y los otros dos fueron testigos, aunque uno de ellos fue herido pero de manera leve.
Eduardo Vilche, propietario de la vivienda y padre del homicida fue quien se encontró con el escenario y dio aviso a las fuerzas de seguridad y al hospital.
Según el parte médico presentaba una herida cortante en cara posterior de hemitórax izquierdo en región superior de 4 centímetros de longitud y una herida cortante posterior de hemitórax izquierdo región inferior con línea paravertebral de 5 centímetros de profundidad.
En los allanamientos de rigor en la casa donde sucedieron los hechos encontraron también el arma homicida, un cuchillo de alpaca que tenía tallado en su hoja «Tandil El Chaja – Ind. Argentina».