Una visión geopolítica sobre China hoy – Por Karin Silvina Hiebaum

La política geoestratégica de China con respecto a Irán, Taiwan y al Medio Oriente está ganando en influencia a expensas de Estados Unidos, y la Unión Europea haría bien en ajustar su compromiso con Teherán, especialmente en lo que respecta a la cuestión nuclear, aprovechando asimismo las negociaciones que se celebran actualmente en Viena. Dicho en otras palabras, respaldando activamente un levantamiento de las sanciones contra Irán.

La República Popular China (RPC) en su política exterior se ha presentado tradicionalmente como una política de intereses hacia un país o región. Los intereses económicos han estado prototípicamente en primer plano. Esto cambió cuando el jefe de Estado chino y líder del partido, Xi Jinping, llegó al poder en 2012.

Intereses que van más allá de las cuestiones económicas.

La geopolítica internacional china está en el Cercano y Medio Oriente, especialmente en Irán, en la intersección de los intereses regionales y la rivalidad de las potencias mundiales.

Segun el analista Telechea en Mundo Clasico analiza los siguientes puntos y connclusiones.

∎ Los mayores intereses de China en Oriente Medio chocan cada vez más con los de Estados Unidos, por lo que la orientación de la política exterior china con respecto a esta región ha cambiado significativamente. Pekín se preocupa cada vez más por equilibrar la influencia de Estados Unidos en la región.

∎ Pragmáticas relaciones con Irán ofrecen a China varias oportunidades para equilibrar la influencia de Estados Unidos. Decisivas para la política china con respecto a Irán son las ideas reguladoras de una influencia igual o desigual de las principales potencias mundiales en una región determinada, en este caso el Cercano y Medio Oriente.

∎ La retórica china apuntala los cambios en la política exterior china, en la que el «equilibrio duro» o «blando» es cada vez más la característica de una política regional «geopolitizada». Esta política geoestratégica regional con respecto a Irán demuestra que China está ganando influencia allí a expensas de EEUU.

∎ El juego de alemanes y europeos necesitan una comprensión más profunda de la «política de equilibrio» china. Esto permitiría a Alemania y a la UE evaluar correctamente y también cuestionar la retórica de los dirigentes chinos.

∎ Alemania y la UE deberían adaptar su compromiso con Irán especialmente en lo que respecta a la cuestión nuclear iraní. Además, el nuevo gobierno federal alemán debería abordar de forma global y coordinada en el seno de la Unión Europea la acción exterior en terceros países con el fin de responder a los retos planteados por China. Esta coordinación debería tener lugar también en el marco transatlántico mayormente.

Hablamos de una Potencia mundial

Pekín está ya trabajando para posicionar a China como una potencia mundial segura de sí misma, y ya no solo como una potencia regional opuesta a Estados Unidos. La política exterior china, cuyo objetivo es hacer realidad el ascenso de China a potencia mundial, tal y como prescribe Xi Jinping, va ganando protagonismo a la vista de sus propias ambiciones políticas globales y de la competencia sistémica con EEUU.

Las pretensiones ambiciosas de Pekín de un «ascenso pacífico» es cada vez más sospechosa de desafiar deliberadamente el actual orden mundial y el equilibrio de poder. Sin duda, China se perfila como la potencia con mayor potencial para cambiar la primacía estadounidense en las próximas décadas. El ascenso de China plantee nuevos retos a otros Estados y organizaciones internacionales, ya que cuestiona las relaciones de poder establecidas a nivel regional y mundial y refuerza las alternativas ideológicas a la concepción occidental de orden.

Ampliándose de Asia-Pacífico

La política exterior china, incluso más allá de la región de Asia-Pacífico, se encuentra ahora en la interfaz entre los intereses regionales y la rivalidad global de poder.  Medio Oriente, ha adquirido una importancia creciente para China en los últimos años, tanto económica como política y geoestratégicamente. La cuestión que se plantea tras esta evolución es hasta dónde llega la política regional geoestratégica de la República Popular de China. ¿Qué instrumentos, medios y estrategias utiliza China en regiones tradicionalmente ajenas a su esfera de influencia geopolítica para impulsar sus propios objetivos frente a EEUU?

Lo que sucede en Irán

Una gran Evolución de la influencia china en la economía iraní en la última década. Destaca especialmente la política de China hacia Irán. En Irán, en particular, los intereses de China chocan cada vez más con los de EE.UU., simplemente debido a la continua posición dominante de Estados Unidos en esta región. Como se demuestra en este análisis, la política china respecto a Irán se desarrolla teniendo en cuenta especialmente la rivalidad internacional entre Pekín y Washington.

Por eso, Irán se presta como caso de estudio para una política regional china «geo politizada». Aquí se ve -en primer lugar- que el discurso chino hace tiempo que se apropió del objeto de investigación de la teoría occidental del «equilibrio de poder» y, lo que es más importante -en segundo término- que se ha trasladado a la elaboración de políticas chinas.               

El gran objetivo de la política china es equilibrar la influencia geoestratégica de Estados Unidos en el Cercano y Medio Oriente con medios tanto «suaves o blandos» como «duros» (limitados). Al apoyar a Irán mediante incentivos económicos o cooperación en materia de seguridad, por ejemplo, China, con su cooperación, ha evitado que Irán quedara aislado por Estados Unidos que, bajo la nefasta administración del expresidente Donald Trump, rompió unilateralmente el acuerdo nuclear firmado en Viena en julio de 2015. El factor decisivo para la política de China es, por tanto, la idea de un orden político que permita a las grandes potencias mundiales ejercer la misma influencia en una región determinada, en este caso Oriente Medio.  China en Irán repercute también en los intereses de Alemania y la Unión Europea (UE) en el país y en la región. Para Alemania y la UE, la máxima prioridad en las relaciones con Irán la tiene la preservación -¡y el cumplimiento! – del referido acuerdo nuclear, el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC). En este sentido, la cooperación sino-iraní también es relevante para Alemania y la UE en términos militares. Además, una mejor comprensión de la política de equilibrio de China permite a Alemania y a la UE evaluar y cuestionar correctamente la retórica de los dirigentes chinos.

La importancia subordinada de Irán en la geopolítica de Alemania y de la UE ya no hace justicia a la aspiración de Europa de ganar más autonomía estratégica y asumir un papel geopolítico más fuerte en el mundo. Por lo tanto, Alemania y la UE deben examinar o desarrollar nuevas opciones sobre cómo pueden representar sus intereses en Irán de forma mayormente eficaz.

Si bien Europa y Alemania, con sus recientes estrategias para el Indo-Pacífico, han creado una base para intensificar la cooperación política y económica con los países asiáticos, no hay que dejar de lado a los países de otras regiones del mundo. El objetivo de fortalecer la democracia, el Estado de Derecho y la capacidad de recuperación que se persigue en el Indo-Pacífico debería aplicarse también en otros lugares. La estrategia de conectividad global «Global Gateway» anunciada por la UE en septiembre de 2021 se presta a un compromiso tan enfáticamente basado en los valores de la UE en Irán, así como en la OCM en su conjunto.

En conclusión, la aplicación de las asociaciones del Portal Global previstas puede vincular más estrechamente a Irán y a toda la región con la UE, tanto política como económicamente, y proporcionar una política alternativa creíble para financiar el desarrollo de infraestructuras.

Cuál es el Actor geoestratégico

 El análisis de los planteamientos chinos de «equilibrio» deja claro que el cambio de la política exterior china hacia la geoestrategia también se está produciendo en regiones en las que hasta ahora apenas se percibía a China como actor geopolítico. Para Alemania y Europa, esto significa que China aparece ahora también como un actor geoestratégico en la periferia de Europa, y esta presencia puede reducir el alcance de la política europea. restringir el margen de maniobra de la UE.

El nuevo gobierno alemán, encabezado por el canciller socialdemócrata (SPD) Olaf Scholz, el reto de encontrar la manera de tratar con China como socio y competidor del sistema es, por tanto, cada vez mayor. Por ello, es aún más importante que Alemania no se quede sola en la UE. La acción de política exterior en terceros países debe realizarse con el objetivo de hacer frente a los retos que plantea China. China, de forma global y coordinada dentro de Europa.

Es inevitable una mayor orientación valorativa de la política alemana hacia China, por lo que el gobierno alemán debiera subrayar en cualquier diálogo con Pekín que la competencia sistémica no es entre China y Estados Unidos, sino entre China y la comunidad transatlántica como tal. Solo sobre la base de una política alemana hacia China, orientada a los valores y bien coordinada, podrían ser superados los desafíos que plantea China.

La Cuestión de Taiwán

Esto hace referencia en primer lugar a la cuestión de Taiwán, a la influencia china en la política y la economía en la UE y, por último, a los intentos de Pekín de construir un frente geoestratégico contra Estados Unidos y, por tanto, también contra la comunidad de valores occidental en su conjunto.

Conociendo las prioridades de la política exterior china siguen estando en otras regiones, el país desempeña un papel cada vez más activo en Oriente Medio. El hecho de que el Medio Oriente no fuera una prioridad para la política exterior china durante mucho tiempo se debe a que su interés en la región se limitó a asegurar el suministro energético de China.

Antiguamente, los dirigentes chinos no percibían la región principalmente desde una perspectiva estratégica. La región del Medio Oriente fue dejada geoestratégicamente en manos de Estados Unidos, como lo fue en Afganistán.

Students wave flags of China and the Communist Party of China before celebrations in Beijing on July 1, 2021, to mark the 100th anniversary of the founding of the Communist Party of China. (Photo by WANG Zhao / AFP)