«No debe haber ni un muerto más en las Comisarías de Santa Cruz»

El diputado Gabriel Oliva mantuvo una reunión con la delegación del Comité Nacional para la Prevención de la Tortura, quienes están en Santa Cruz; «el gobierno de Alicia Kirchner debe dar respuestas claras y concretas sobre los suicidios y muertes en el interior de las dependencias», dijo el Legislador.
El Comité hace el monitoreo, control y seguimiento de lugares de detención. Tienen la posibilidad de ingresar sin avisar a establecimientos penitenciarios, comisarías, alcaidías e instalaciones de fuerzas de seguridad para entrevistarse con las personas privadas de libertad y comprobar sus condiciones de vida y el trato que reciben.
En el encuentro, a decir del propio diputado Oliva, pudo conversar con el presidente Juan Manuel Irrazábal, la comisionada Josefina Ignacio, el secretario ejecutivo Alan Iud, la directora de Mecanismos locales Silvina Irrazabal, y la asesora de Presidencia Laura Escobar. «Charlamos largamente sobre los casos de violencia policial, especialmente en las comisarías, donde vienen ocurriendo hechos gravísimos que incluyen casos de muerte», y aseveró: «ahora que ya han hecho pública su visita, es oportuno contarles que desde Encuentro Ciudadano venimos colaborando con este Comité, aportando información sobre casos muy sensibles de violencia institucional».

WhatsApp Image 2022-09-14 at 17.50

Mas adelante recordó que en dos oportunidades asistió a la Legislatura el ministro de Seguridad, Lisandro de la Torre, a brindar informe a partir de nuestros planteos. «Vale recordar que la última vez que reclamamos su presencia luego de una nueva muerte en el interior de una comisaría, fue en junio de este año, y el bloque oficialista no apoyó nuestro pedido y el Ministro esta vez no vino a dar respuestas».
Los integrantes del Comité contra la Tortura fueron recibidos por la gobernadora Alicia Kirchner, su gabinete, diputados del oficialismo y miembros del Tribunal Superior de Justicia. «Esperamos que la inspección del Comité sea una oportunidad para reflexionar sobre la necesidad de parar la violencia policial y esclarecer los hechos de abuso siguiendo protocolos internacionales. También de capacitar a los agentes, garantizar que en los lugares de detención haya un trato humanitario».

Resumen de los episodios ocurridos en Caleta Olivia, Río Gallegos, y algunos casos del interior

El pasado 9 de junio, Jeremías Cuenca falleció en el interior de la Comisaría Cuarta de Policía de Caleta Olivia: apareció ahorcado con una media y un barbijo, donde se encontraba alojado luego de ser detenido horas antes a raíz de cometer un hurto en la vía pública.

El 31 de diciembre de 2021, Santiago Díaz presuntamente se infartó cuando intentaba la fuga en la Comisaría Segunda de Policía de Caleta Olivia, tal fue la primera versión de los agentes de policía que intervinieron en la situación. Sin embargo, el jefe de la Unidad Regional Norte de Policía, comisario Pablo Rodríguez, expresó públicamente horas después que ‘El efectivo que cometió el hecho deberá rendir cuentas a la Justicia’. Esto se debe a que la autopsia preliminar ordenada por la justicia determinó que Santiago Díaz murió por asfixia mecánica. Luego trascendió a través de los medios de comunicación que en los días siguientes al hecho hubo agentes de policía de dicha comisaría que acusaron a sus propios compañeros, en sede judicial, de haberle ocasionado la muerte a Díaz.

El 7 de abril de 2021, Rodrigo Curaqueo, apareció ahorcado en un calabozo de la Comisaría Quinta de Caleta Olivia, donde había sido alojado en carácter de demorado ese mismo día, luego de un altercado con su madre ocurrido en su domicilio esa mañana. Alrededor de doce horas después de la detención, agentes de policía de dicha comisaría le avisaron a la madre de Rodrigo que el joven se había suicidado esa tarde en el interior del calabozo donde se encontraba detenido. Desde un primer momento y al día de la fecha, la familia de la víctima denuncia que la muerte de Rodrigo se trató de un homicidio y llevan adelante una acción penal ante la justicia.

El 20 de junio de 2021: el enfermero Sebastián Barrientos fue golpeado brutalmente por personal de Tránsito y policías de la Comisaría Sexta de Río Gallegos, cuando se dirigía a su casa luego de cumplir su jornada laboral en la Terapia Intensiva Covid del Hospital Regional. El gobierno de la provincia informó de manera oficial que el enfermero se había auto agredido. Horas después, se corroboró que Barrientos tenía una fractura de vértebra como consecuencia de la golpiza recibida, y dio detalles de un trato humillante adentro de la seccional, con claros signos de xenofobia.

La Comisaría Sexta de Río Gallegos es el mismo lugar en que el joven Jorge ‘Javi’ Astorga había sido violentamente golpeado el 2 de mayo de 2020. Además de sufrir la fractura de su mandíbula y golpes en todo el cuerpo, ‘Javi’ fue ferozmente denigrado por su condición sexual.

Respecto de los casos de femicidio que involucran a integrantes de la Policía de la Provincia, se espera el juicio contra el femicida de Jesica Minaglia, la docente de Piedra Buena que fue asesinada por su ex pareja, el agente Pablo Núñez, en abril de 2020.

Como contrapartida, los familiares de Liseth Barrera, fallecida en abril de 2019 en Gobernador Gregores, aún reclaman que su muerte sea investigada como un femicidio y no como un suicidio. En instancia judicial, la familia reclama desde entonces que se investigue no sólo a su pareja, el agente de policía Gonzalo Marques, quien sigue en funciones sino también a los agentes policiales que intervinieron en la noche del supuesto suicidio.




Deja un comentario