La diputada Roxana Reyes se sumó al pedido de expulsión de su par Tailhade

El proyecto fue presentado por Karina Banfi y acompañado por las demás diputadas del bloque, entre ellas la Santacruceña; el proyecto de resolución plantea que las declaraciones del Diputado del Frente de Todos sobre que los Radicales fueron sodomizados por el ex presidente Macri, tienen una connotación de violación.
Karina Banfi, vicepresidenta del Bloque de Diputados Nacionales de la UCR, presentó un proyecto de resolución para solicitar la expulsión del diputado del Frente de Todos Rodolfo Tailhade por haber dicho en una conferencia de prensa el pasado 1 de diciembre de 2022 que «Negri y la Unión Cívica Radical fueron sodomizados por el ex presidente Macri», entendiendo la sodomización como una expresión encuadrada en la cultura de la violación.
El proyecto fue firmado también por las otras legisladoras del bloque: Soledad Carrizo, Roxana Reyes, Marcela Coli, Jimena Latorre, Pamela Verasay, Ximena García, Lidia Ascárate y Gabriela Lena.

diputada-por-santa-cruz-roxana-reyes-20201211-1098942

Las diputadas radicales solicitaron que se aplique el artículo 66 del reglamento de la Cámara baja, que dispone la expulsión de un miembro, porque las declaraciones de Tailhade se encuadran en la causal de «inhabilidad moral sobreviviente».
El proyecto sostiene que el diputado kirchnerista violó la Constitución nacional en los artículos 36, 37 y 67.
«Así mismo, estos dichos implican también una violación a la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y de la Ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales ya que la Unión Cívica Radical está integrada por mujeres que se han visto violentadas con estos dichos».
«La expresión de Tailhade, repudiable desde cualquier punto de análisis, merece una sanción de tinte disciplinar para el diputado en cuestión. Más aún, en una entrevista televisiva para el canal Diputados TV en la que es consultado por esta situación, reivindica sus dichos y agrega ‘debería Negri decir si esa sodomización es voluntaria o no por parte de la UCR’, no haciendo un mea culpa por lo expresado en la conferencia de prensa inicial».
Para contextualizar, la RAE define a la sodomización como «someter a alguien a la penetración anal», analizando entonces los dichos del diputado, el Ex Presidente Mauricio Macri somete al Presidente del Bloque de Diputados de la UCR y a todos sus integrantes a una penetración anal que podría ser voluntaria o no. Someter, implica la acción de oprimir, doblegar o dominar a otro ser humano o a un grupo de individuos y cuando se hace referencia a un sometimiento en términos de actos sexuales, se lo define como violación.

Cultura de la violación

En línea con ésta terminología, es que cabe el análisis sobre la expresión del Diputado Tailhade en un discurso que fomenta y multiplica la «cultura de la violación», concepto que fue acuñado en la década de 1970 por las feministas de la segunda ola en Estados Unidos para visibilizar la prevalencia de la violencia sexual contra las mujeres, la normalización social que existía en torno a ella, y trataba de explicar cómo existían creencias, estereotipos y conductas que generaban y alimentaban la idea de que las mujeres y, por lo tanto, sus cuerpos, eran propiedad del hombre.

WhatsApp Image 2022-12-05 at 15.48

Así es, cómo los dichos del Diputado Tailhade, cuadran perfectamente en esta definición, ya que equipara una cuestión de poder dentro de una coalición partidaria, con un acto de poder sexual entre dos espacios políticos, en donde uno queda sometido a la voluntad del otro, siendo sometido y penetrados simbólicamente. Además, siguiendo con el análisis de los dichos del Diputado Tailhade, reproduce uno de los principales puntos de la cultura de la violación cuando, en su segunda entrevista, acusa a Mario Negri y a la UCR de elegir ser sometido por sus pares dentro de la coalición, poniendo así la responsabilidad en el «sometido».
Este discurso, cargado de machismo, busca expresar una reafirmación de poder de un hombre sobre otro, a través de la referencia a la sumisión sexual lo que implica un entramado cargado de una homofobia recalcitrante.