Escándalo por las Sputnik V: piden que el Intendente de Piedrabuena renuncie por abuso de poder

Este pedido se da luego que el director del Hospital Distrital «Armando Zamudio» de Piedrabuena admita públicamente haber vacunado a familiares y allegados políticos del intendente Federico Bodlovic, sin haber terminado de vacunar a los trabajadores y trabajadoras de la Salud.
De esta manera, la referente de Encuentro Ciudadano, Gabriela Mestelán se sumó al pedido de los Piedrabuenenses a través de las redes sociales.
«Lo ocurrido en Piedra Buena no es nuevo, pero es gravísimo. Hace décadas que José Bodlovic y Federico Bodlovic, ostentando los cargos de Intendente y de Diputado por Pueblo (y viceversa) usan el poder de modo discrecional, abusan de privilegios que no debieran tener, se creen «dueños» de una comunidad que los sostiene en el poder por múltiples motivos: desde la adhesión hasta el miedo», expresó Mestelán e indicó que «ahora bien, lo que ocurrió con las vacunas no encuentra adjetivo para ser calificado. Vergüenza no tienen como para pedir disculpas por el descaro. Dignidad tampoco como para renunciar a sus cargos. Aún así, señor intendente: ¡RENUNCIE!», exclamó.

151431428 1783040958522903 235865065693147653 o

La imagen es de hoy, y corresponde al frente del edificio municipal de Comandante Luis Piedrabuena.

Confirmación

El director del Hospital de Piedrabuena, Dr. Mario Triputti, confirmó lo que se venía diciendo puertas para adentro de la localidad. En medio de un criterio arbitrario a la hora de aplicar las vacunas Sputnik V llegadas a la localidad, reconoció que se vacunó a integrantes del COE, el Intendente, su padre Diputado, altos mandos policiales y allegados.
Federico Bodlovic (intendente), José Bodlovic (diputado y padre del intendente), y allegados al poder en dicha localidad, fueron vacunados antes que los mismísimos trabajadores de salud y del hogar de ancianos.
La noticia generó un enojo lógico en vecinos, vecinas y sobre todo en los propios trabajadores de la salud que pidieron una reunión con el director, doctor Triputti, quien ante ellos asumió los hechos y se excusó en la poca cantidad de dosis recibidas.
El intendente, Federico Bodlovic, quedó en la mira del personal de salud por incumplir los criterios del plan de vacunación.
En el Hospital Distrital «Armando Zamudio» se vacunaron 75 personas, del total de 200 integrantes del personal del hospital. Las dosis no iban a alcanzar. La controversia se disparó cuando el propio director del hospital, Mario Tripputi, confirmó a sus colegas que Bodlovic; su esposa, la jueza de Paz, Bernardita Manucci y los miembros del Comité Operativo de Emergencia local se habían aplicado la vacuna rusa contra el coronavirus.

images (3)

Hospital Distrital de Piedrabuena.

La información tomó estado público porque salieron a la luz tres audios de esa conversación en el hospital distrital. En ese momento, los trabajadores del centro de salud estaban reunidos en asamblea por considerar que no habían sido tenidos en cuenta para la vacunación, a pesar de ser un área de riesgo permanente, indica Infobae.
Además del intendente, su esposa y su chofer -junto a otros funcionarios municipales, en Luis Piedrabuena se inmunizaron con Sputnik V, adultos mayores del geriátrico municipal de Gobernador Gregores. El grupo tampoco estaba contemplado para la primera etapa de vacunación, según se desprende del protocolo santacruceño.
En parte de la reunión que realizó con los trabajadores de salud pública de la localidad el director Tripputi dio a conocer su determinación, sobre la que expresó: «Tomé la decisión de vacunar a los viejos porque lamentablemente el hogar de ancianos no es de unos ni de otros, hay personal de salud, también de Desarrollo Social y el municipio, sin los cuales no podría estar funcionando» y agregó que «la idea era vacunar exclusivamente al personal de salud pero ellos ya tenían uno con Covid y las balas le estaban picando cerca a los viejos, entonces los vacunamos porque eran los más susceptibles».
Pero luego de ello, interpelado por una trabajadora de salud le indicó que «no fueron sólo abuelos» los vacunados fuera del «esquema», a lo que Triputti reconoció haber vacunado también al COE y asumió también que «fueron vacunadas administrativas y también la señora del intendente»; es decir a miembros de la intendencia y allegados políticos que lejos están de la primera línea de combate contra la pandemia. La trabajadora le señaló que «como director no cuidó a su personal».
A su vez, Tripputi dio a conocer el número de vacunas que llegaron a la localidad, sobre el que detalló: «75 vacunas nos enviaron y no hay más hasta que nos lleguen, que según nos dijeron serán 75 más y con eso completaríamos».
Esta situación a su vez genera la pregunta acerca de donde fueron a parar las 5.400 vacunas ya aplicadas en la provincia cuando aún hay personal de salud pública que no la recibió.
A raíz de las irregularidades, el ministerio de Salud del gobierno de Santa Cruz inició una investigación y no descartan sanciones. Es que son varios los municipios y localidades bajo sospecha de incumplimiento de los criterios de vacunación.
Santa Cruz tiene en su plan de vacunación a unas 124 mil personas. Se tienen que aplicar 248 mil dosis, de las cuales se implementaron 5 mil hacia el personal de Salud. Llegaron 3 mil dosis más y durante el próximo fin de semana arribarán otras 4.600.

Deja un comentario