Comedores y merenderos de la FeNAT – CTAA se autogestionan para poder dar alimento a familias vulnerables

Se trata de vecinas y vecinos que prestan su vivienda para poder cocinar y armar meriendas destinadas a centenares de familias.
La FeNAT-CTAA coordina en su trabajo social y territorial en Caleta Olivia a tres organizaciones, las denominadas Revolución Barrial, La Esperanza y 20 de Octubre, y dentro de cada una de ellas se concentran entre dos y tres comedores ubicados en casas de barrios periféricos de la localidad, sectores que son amplios y donde se detecta la mayor parte de familias vulnerables.
La pandemia por Covid-19 acrecentó las necesidades y es necesario poder visibilizarlas para entender que la empatía no se debe solo a cuidarnos ante un posible contagio de un virus, sino que la empatía viene desde un lado más profundo, como ponernos en el lugar de familias enteras sin contar con un ingreso económico que facilite un poco más las cosas.

WhatsApp Image 2021-05-10 at 14.39

La mayoría de estas familias no tienen un salario fijo, miembros de muchas de ellas se han quedado sin trabajo incluso antes de la pandemia, por ello es que la organización territorial fue la que se tuvo que poner la camiseta para poder asistirlos en lo que se pueda y como se pueda.
«El Estado está ausente», dijo Fernanda, referente de la organización La Esperanza y quien tiene a cargo el comedor Pancitas Calientes en el barrio Esperanza.
Hace más de 4 años Fernanda había abierto un comedor en su casa ubicada en barrio Esperanza y por razones de salud tuvo que cerrarlo. Comentó que hace dos años volvió a ponerlo en funcionamiento brindando viandas a más de 300 familias.
Detalló que la organización La Esperanza tiene dos comedores y tres merenderos en barrio Esperanza, otro en barrio 3 de Febrero, en el 150 Viviendas, y otro en el barrio Rotary 23.
Asimismo, la organización 20 de Octubre, tiene un comedor y merendero en el barrio Bicentenario.

WhatsApp Image 2021-05-10 at 14.42

(Foto de Archivo)

Todas las organizaciones y comedores se autogestionan. Reciben colaboración de comercios, y de la propia comunidad de Caleta Olivia.
«Nosotros salimos a pedir donaciones, hacemos venta de tortas fritas, venta de empanadas para juntar fondos», expresó.
En este marco, el domingo 9 de mayo se realizó en horas de la tarde un evento solidario organizado por «Enfierrados Caleta» y la organización social y territorial «La Esperanza». Lo recaudado estuvo destinado a los comedores y merenderos de ese sector.
La entrada era un alimento, frazadas y ropa de abrigo.
En la oportunidad, Fernanda comentó que fue una ayuda para recaudar alimentos no perecederos y «nos dieron la posibilidad de poder vender choripanes, hamburguesas, gaseosas, tortas fritas para que nos quede dinero en efectivo para la compra del producto fresco que necesitamos en la cocina, como carne, pollo, verduras y frutas».

WhatsApp Image 2021-05-10 at 14.39

«Lo que más se necesita es el producto fresco, pero también la leche, azúcar, chocolate para seguir avanzando con el comedor y merendero», agregó Fernanda. La modalidad del comedor y merendero es entregar viandas a cada familia. «No solo del barrio Esperanza, sino que vienen de otros barrios como el Hípico, Zona de Chacras, Bontempo, el 84 Viviendas, y cada vez se suma más gente».
«Por la pandemia mucha gente ha quedado desocupada, sin trabajo y no cuentan con otra posibilidad que retirar la vianda del comedor».

Banco de alimentos

Consultada sobre el proyecto aprobado y promulgado por las autoridades locales, del Banco de Alimentos, una iniciativa que nace desde las organizaciones sociales y territoriales, mencionó que «todavía no tenemos respuestas. Nos dijeron que se había aprobado todo, pero no tenemos nada en concreto».
Vale decir que un banco de alimentos es una organización sin ánimo de lucro que se encarga de recuperar los excedentes de alimentos que se producen en nuestra sociedad y repartirlos entre las personas que más lo necesitan. Basados en el voluntariado, los bancos de alimentos no entregan la comida directamente a las personas necesitadas, sino que lo hacen a instituciones de ayuda social que están en contacto con los colectivos que más lo requieren.

WhatsApp Image 2021-05-10 at 14.43

Barrio Esperanza

El barrio Esperanza es uno de los sectores que más necesidades visibiliza, y todo cuenta en que es un sector que ha sido usurpado por familias de bajos recursos. Poco a poco y año a año se han ido organizando para poder sobrellevar sus situaciones y es así que hace poco han logrado convenir con las autoridades de Distrigas la instalación de la red de gas.
Se sabe que los inviernos en nuestra geografía son duros, aún más duros viendo a niños sufrirlo. Por ello los vecinos organizados contarán pronto con el servicio para poder llegar al invierno más tranquilos, aunque ya se están sintiendo los primeros fríos.
El viernes y este lunes el personal de Distrigas no se había presentado en la obra del sector, pero Fernanda aseguró que ya este martes volverían a sus tareas.
«Se están parchando las pinchaduras que hay en el caño principal para realizar la conexión domiciliaria por manzana», comentó Fernanda.
En cuanto a la energía eléctrica, en estas últimas semanas se ha indicado que hay una baja tensión, pero eso se debe a que las familias conectan sus caloventores o estufas eléctricas para poder pasar el frío de las noches.
«Aún no se ha podido conectar a varias casas en el barrio, son alrededor de 25 viviendas que se encuentran conectadas a un solo cable, y eso es lo que provoca que a veces todo el barrio se quede sin luz. Ya habíamos hablado con Servicios Públicos y nos comunicaron que van a ir trabajando por parte para realizar la bajada».

WhatsApp Image 2021-05-10 at 14.39

Según Fernanda, hay un compromiso entre los vecinos y SPSE para que les coloquen la luz y luego la misma empresa realizaría un relevamiento para que cada vecino pague el servicio como corresponde.
Barrio Esperanza reúne a 187 familias y frente al sector hay lotes que están ocupados con 8 familias más.

Solidaridad

En este marco de necesidades, desde la organización La Esperanza se pide la colaboración de la comunidad para que pueda donar frazadas, caloventores para las distintas familias del barrio que no cuentan con ello, y también la provisión de leña, que es la que se utiliza en el comedor para cocinar y preparar las viandas.
Se trata de un pedido «urgente», teniendo en cuenta que el frio y el hambre son realmente duros para todos, particularmente para cientos de niños y personas con problemas de salud que conviven allí.
Asimismo, el comedor Pancitas Calientes cuenta con un pequeño ropero comunitario, en el que también se aceptan donaciones de ropa y calzado.
«La necesidad en el barrio y en muchos otros lugares es muy fuerte», aseveró Fernanda y agregó que «hay barrios a los que no han llegado organizaciones y necesitan apoyo y ayuda».
Para comunicarse con Fernanda y poder colaborar pueden hacerlo al número 297-4239847, por Facebook: Comedor «Pancitas Calientes» o dirigirse a calle Santa Fé Casa N° 92 Barrio Esperanza.

Deja un comentario