Rio Negro: Berni contradijo a Alberto Fernández y calificó a los ataques de la comunidad mapuche de «terrorismo»

Sergio Berni, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, este viernes volvió a contradecir al gobierno de Alberto Fernández al afirmar que deberá intervenir con el envío de tropas a la Patagonia para poder controlar el conflicto mapuche en esta región.
Los dichos de Berni responden a la postura del presidente Fernández, quien afirmó que «no es función del Gobierno brindar mayor seguridad a la región», en una carta enviada a la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras.
«Cuando el bien tutelado que está vulnerado según nuestra Constitución es la paz social, hablamos de terrorismo. Me parece que no hay que ni siquiera dudarlo y hay que poner todo el esfuerzo del Estado para terminar con este tipo de acciones», dijo este viernes el ministro Sergio Berni durante una entrevista con radio Del Plata.

Bche-Mapuches-esperan-la-salida-del-Fiscal-en-Foyel-12

En este sentido, planteó: «Hay un nivel de tolerancia de la sociedad que con justa razón dice ‘basta’. El tema de los mapuches es algo que se arrastra desde hace años y se va profundizando cada vez más, y donde no se han llevado a cabo las diligencias que tenían que ver con frenar una situación que inevitablemente iba a caer en esta violencia».
Consultado sobre el envío de efectivos de fuerza a Río Negro, Berni fue contundente: «No tengo dudas. Estoy totalmente convencido porque lo he vivido, porque lo he visto, porque conozco el grado de temor que tiene la gente».
El presidente Alberto Fernández y el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, le respondieron este jueves a la gobernadora de la provincia de Río Negro, Arabela Carreras, quien había exigido al Gobierno Nacional el envío de fuerzas federales para que enfrentaran a los grupos mapuches en la región y su escalada en cuanto a la violencia.
El presidente le respondió a la gobernadora de Río Negro mediante una carta que «no es función del Gobierno nacional reforzar el control en las rutas nacionales o brindar mayor seguridad a la región».
En la misiva que le envió a Carreras, el Jefe de Estado remarcó que su gobierno «sostiene como esencia del desarrollo político, una excelente relación con los gobiernos provinciales, cuna del federalismo que nos guía».
No obstante, el Presidente le recordó a la mandataria provincial que «es la propia Ley 24.059 de Seguridad Interior la que define que, las fuerzas federales y provinciales actuarán en conjunto, cuando se encuentren empeñados en el restablecimiento de la seguridad interior».
En la carta, Fernández reafirmó que «no es este el caso ni mucho menos». Y agrega: «Es por ello que sería aconsejable que, en uso del poder de policía que le otorga la Constitución de Río Negro, se pueda formar un cuerpo específico que se ocupe de los refuerzos del control y mayor seguridad en el futuro».

Abandono

En tanto, desde el PRO y la UCR acusaron a Alberto Fernández de «abandonar» a Río Negro y defendieron a la gobernadora.
Patricia Bullrich y Alfredo Cornejo advirtieron que el presidente «peca de ignorante eludiendo sus responsabilidades en materia de seguridad» en el marco del conflicto mapuche.
Los presidentes del PRO y la UCR, Patricia Bullrich y Alfredo Cornejo, acusaron al presidente Alberto Fernández de «abandonar» a la provincia de Río Negro y a toda la región patagónica en el conflicto mapuche y salieron en defensa de la gobernadora Arabela Carreras, quien había pedido al Gobierno nacional el envío de fuerzas federales de seguridad.
Según Bullrich y Cornejo, la Ley de Seguridad Interior habilita la constitución de un Comité de Crisis en el ámbito del Consejo de Seguridad Interior para actuar en casos como los ataques incendiarios en la Patagonia.
«Preocupa que las autoridades nacionales dejen a la intemperie a las autoridades provinciales elegidas democráticamente», manifestaron dos de los líderes de Juntos por el Cambio luego de que Fernández le respondiera a Carreras que «no es función del Gobierno nacional reforzar la seguridad en la región».
En ese sentido, sostuvieron que el presidente «dejó reflejada una decisión política de abandono hacia la provincia de Río Negro y toda la región patagónica, mientras la Cancillería argentina acude prestamente a intentar dar protección a un delincuente que niega la existencia de nuestro país, habiendo sido condenado en la República de Chile», en alusión a Facundo Jones Huala.