Un adiós a Don Félix Rebanal, el reconocido cartero de Caleta Olivia

Hoy se conoció el lamentable fallecimiento del reconocido cartero de esta ciudad, Félix Angel Rebanal. Reconocido trabajador y deportista aficionado al ciclismo.
Rebanal realizaba diariamente su labor a bordo de una bicicleta, tal como hizo durante casi 40 años y jubilado hace muy poco. Recorría pedaleando alrededor de 20 kilómetros diarios, su tiempo libre lo pasaba andando en bicicleta, sumando un total de 50 dedicados a ese deporte.

cartero-1

(El Patagónico)

El reconocido y estimado cartero de esta ciudad recibió a lo largo de su carrera varios premios de reconocimiento por parte de diferentes instituciones.
Don Félix dejaba cartas en las casas de Caleta desde hace más de 40 años.
Al conmemorarse el Día Nacional del Cartero, el trabajador Félix Angel Rebanal relató en una entrevista que brindó a Diario Patagónico anécdotas y vivencias que marcaron su vida a lo largo de la profesión.
«Cuenta que es muy bien recibido por todos los vecinos y que su hobby es andar en bicicleta, aun después que culmina su jornada laboral», escribe El Patagónico.
«Me gusta mucho mi trabajo, lo más lindo es poder charlar con la gente, vi crecer mucho a la ciudad a lo largo de todos estos años», relató el cartero más conocido de la ciudad del Gorosito, Félix Angel Rebanal, en una entrevista del año 2013.
Se inició en esta labor porque un primo le había comunicado que necesitaban alguien para repartir cartas. Fue así que Félix aceptó la propuesta y nunca imaginó que este sería su oficio de por vida.
«Los primeros tiempos que trabajé en el Correo dejaba así nomás las cartas en las casas, no me importaba, pero con el pasar del tiempo fui apreciando mi tarea y me di cuenta que lo que hacía era muy importante para la comunidad», agregó.
Contó también que en los primeros tiempos hacía el recorrido a pie pero después pudo comprarse una bicicleta, la cual fue renovando con el paso de los años, aunque en rigor fue por necesidad ya que me robaron cuatro bicicletas en la calle».
«Por suerte llevaba el bolso de las cartas conmigo y además los mismos vecinos de Caleta eran quienes me obsequiaban una nueva», destacó.
Félix, padre de cuatro hijos, hoy es despedido con profunda tristeza por toda la comunidad de Caleta Olivia que recibió correo de sus manos y lo veía pasar por las calles de la ciudad yendo de casa en casa.