Nehammer con Putin: El viaje «infructuoso» suscita críticas

nehammer

Por Karin Silvina Hiebaum
Corresponsal en Europa

Un día después de la reunión entre el canciller federal Karl Nehammer (ÖVP) y el presidente ruso Vladimir Putin, la oposición ha criticado el viaje «totalmente inconcluso». Los expertos tampoco ven un éxito «reconocible» en la visita de Nehammer, aunque no se esperaba. Putin, por su parte, no mencionó en absoluto la reunión durante una cita el martes.

Nehammer fue el primer jefe de gobierno de la UE que visitó al presidente ruso desde que comenzó la guerra hace más de seis semanas. La conversación tuvo lugar en la residencia oficial de Putin, Novo-Ogaryovo, y duró aproximadamente una hora. Tras la reunión, el Canciller habló de una conversación «directa, abierta y dura» que había dejado una impresión pesimista. El martes, defendió en la radio ORF que había sido importante para él confrontar a Putin con los «hechos de la guerra».

El propio Kremlin se mostró reservado o no hizo ningún comentario sobre el contenido de la conversación. «La reunión no fue especialmente larga según los estándares recientes», dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov. El Presidente Putin no mencionó la visita de Nehammer en una reunión celebrada el martes, pero habló de que Rusia no podía estar aislada de Occidente.

Canciller Karl Nehammer
Conversaciones «duras», resultado modesto
Nehammer debe «informar» de la visita al Presidente Federal Alexander Van der Bellen el martes. La cita no está abierta a los medios de comunicación y no está prevista ninguna declaración posterior, según la cancillería presidencial. La conversación es interesante en la medida en que se rumorea que Nehammer no informó al Presidente Federal de sus planes de viajar a Moscú, al igual que no informó a su socio de la coalición de los Verdes antes de que todo se hiciera público en los medios de comunicación.

Muchas críticas de la oposición
Nehammer recibió muchas críticas de sus rivales políticos. «El viaje a Moscú fue, obviamente, un esfuerzo en solitario y, al final, completamente inconcluso», dijo Jörg Leichtfried, líder adjunto del SPÖ. Las conversaciones fueron importantes, pero la visita de Nehammer a Putin fue «apresurada y poco coordinada». Las conversaciones podrían haber sido una oportunidad, pero fueron «completamente inconclusas»: ni alto el fuego, ni corredores humanitarios.

El viaje había servido «sólo para su autodramatización machista y para distraer de las notorias calamidades políticas internas del ÖVP», dijo el líder del FPÖ, Herbert Kickl. Parecía como si Nehammer estuviera «teledirigido desde Ucrania» y no fuera autodeterminado. Kickl echó en falta palabras sobre posibles negociaciones de paz o sobre el futuro del suministro energético; en su lugar, Nehammer se limitó a «glorificar su propia apariencia con palabras vacías».

Kickl criticó las visitas de Nehammer como «autodramatización machista»
El vicerrector Kogler se reserva – NEOS con críticas
Los Verdes, que obviamente se habían enterado por los medios de comunicación de los planes de viaje de su socio de coalición a Putin, siguieron mostrándose muy reservados. Tras la reunión entre Nehammer y Putin, el Canciller Federal les informó «rápidamente», según se limitó a decir la oficina del Vicecanciller Werner Kogler (Verdes). Anteriormente, sólo la portavoz de política exterior del partido, Ewa Ernst-Dziedzic, había criticado la visita.

NEOS había criticado en Twitter que Nehammer, según sus propias declaraciones, había dicho a Putin «que las sanciones contra Rusia seguirán vigentes y se endurecerán aún más mientras haya gente muriendo en Ucrania». Sin embargo, las sanciones deben mantenerse «hasta que se restablezca la integridad territorial de Ucrania», dijo la líder de NEOS, Beate Meinl-Reisinger. «Cualquier otra cosa es prácticamente invitar a Putin a tomar más medidas».

Experto en Rusia: «No veo ningún efecto discernible».
Gerhard Mangott, experto en Rusia de Innsbruck, se mostró especialmente crítico con la reunión. En una entrevista con «Der Spiegel», dijo que Nehammer no había «conseguido nada». «No veo un efecto discernible ni presumible en los cursos de acción de Vladimir Putin. Esta visita no ha aportado nada a Ucrania y a Occidente, salvo distorsiones políticas dentro de la Unión Europea».

Además, sólo el canciller sabe si «realmente habló tan abierta y duramente con Putin», dijo Mangott. Aunque la propaganda del Kremlin no podía montar un espectáculo sin fotos, todavía era posible difundir el mensaje de que Putin no estaba aislado. La televisión rusa emitió por la noche un breve reportaje sobre la reunión, en el que se decía que había parecido «un trozo de normalidad a pesar de la guerra». «Este favor no debería haberse hecho al Kremlin».

El experto húngaro en Rusia, Zoltan Sz. Biro, expresó opiniones similares. Las conversaciones con Putin sólo habrían tenido sentido si Nehammer hubiera entregado «un mensaje muy sensible y confidencial». Pero como, según el canciller, había un intérprete, la visita fue «completamente inútil» en su opinión, dijo el historiador de la Universidad Corvinus de Budapest.

Los medios de comunicación rusos se muestran cautelosos
A falta de información del Kremlin, los medios de comunicación rusos informaron con bastante cautela sobre la visita de Nehammer. «Este fue el primer viaje del representante de un Estado europeo no amigo a la Federación Rusa tras el inicio de la operación especial (guerra, nota) en Ucrania», escribió el periódico Moskovsky Komsomolets. Nehammer no es una «figura permanente», escribió el periódico, cuyo redactor jefe, Pavel Goosev, está en una lista de sanciones de la UE desde finales de la semana pasada.

El periódico evitó las citas de Nehammer en las que aparecía la palabra «guerra» en su información. Lo mismo ocurrió con el diario «Izvestia», que citó selectivamente el comunicado de prensa de la Cancillería. El medio citó a expertos que también recordaron la dependencia de Austria del gas natural ruso. La política exterior de Nehammer es más equilibrada que la de Alemania, comentó el profesor moscovita Vadim Truchachev en el periódico. El artículo se titulaba «Viennese Chance», en obvia alusión al «Vals Vienés» en ruso.

«Kommersant» jugó con el significado de «Vena», que no sólo es el nombre ruso de la capital austriaca, sino que también significa vena al mismo tiempo. Además de la historia de las relaciones bilaterales y el papel de las importaciones de gas ruso, el periódico informó con más detalle del despacho de la Cancillería Federal. A pesar de la censura que prácticamente criminaliza el uso del término «guerra», habló del «inconmensurable sufrimiento» causado por la «guerra de agresión rusa».

«Conversación directa, abierta y dura»
El antiguo embajador austriaco en Moscú, Emil Brix, mencionó que «definitivamente ha valido la pena el esfuerzo». Le sorprendió que Moscú hubiera aceptado la visita. «Hay que decir, por supuesto, que no se ha avanzado en cuanto a contenidos, pero nadie lo esperaba», dijo Brix a Ö1.

La Cancillería Federal había declarado previamente que la visita no era una «visita amistosa». La conversación había sido «directa, abierta y dura». Nehammer también abordó los crímenes de guerra en Butscha y otros lugares de Ucrania. «Mi mensaje más importante a Putin fue (…) que esta guerra debe terminar de una vez, porque en una guerra sólo hay perdedores en ambos lados».

«Putin ha llegado masivamente a la lógica de la guerra y está actuando en consecuencia», dijo el canciller. Al principio, Putin no había aceptado el término «guerra», pero hacia el final de la conversación el presidente ruso dijo que esperaba que terminara pronto. Sin embargo, eso también podría significar que la ofensiva en el este de Ucrania comenzaría rápidamente y que ésta podría ser brutal y violenta para la población civil.