Victoria de Macron: Alivio y nubes oscuras

Por Karin Hiebaum
Corresponsal Internacional

macron

El posible terremoto político en Francia no se ha materializado con la victoria del actual presidente Emmanuel Macron en la segunda vuelta de las elecciones sobre la populista de derechas Marine Le Pen, de la Agrupación Nacional, para alegría de los líderes de la UE. Sin embargo, Macron entra en su segundo mandato maltrecho, según los comentarios de la prensa francesa. Muchos habían votado a Macron «sólo» para evitar una victoria de Le Pen. Por lo tanto, las próximas elecciones parlamentarias de junio ya están proyectando sus oscuras sombras.

La victoria de Macron sobre la derecha populista no fue tan clara como en las anteriores elecciones: la extrema derecha se anotó un resultado históricamente bueno. La segunda vuelta, al igual que la primera, ha puesto de manifiesto la profunda división de la sociedad francesa. Al final de la jornada electoral del domingo, la atención se centraba ya en las elecciones parlamentarias de junio.

El liberal de izquierdas «Liberation» ve numerosas obras para Macron, también con vistas a las elecciones parlamentarias. «La mayor obra que le espera al presidente es, ante todo, una obra democrática», dice el periódico, citando el alto nivel de abstención en ambas rondas. Es un síntoma de una antigua debilidad democrática.

Segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas del 24.4.2022. Ganador(es) en los municipios. Resultado al hacer clic en la comuna.
Numerosas obras para Macron
La segunda gran obra es de carácter social, continúa «Liberation». El periódico señala a los ciudadanos «más pobres y débiles». Se enfrentan a un momento difícil. «Liberación» menciona los efectos de la guerra de Ucrania, la subida de los precios de la energía y el aumento de la inflación.

Macron debe demostrar ahora que no es sólo el presidente de los ricos, sino también de los que se han sentido excluidos en los últimos años, dice el periódico, poniendo la vara en la mano de Macron también para las elecciones parlamentarias.

Marine Le Pen tras el anuncio del resultado electoral
La prensa conservadora ve a Macron empañado
La prensa conservadora francesa también ve empañado a Macron, a pesar del buen humor y el alivio por su éxito electoral. En realidad, la estatua de mármol de Macron se apoya en pies de arcilla, según «Le Figaro». Macron, que ya se había mostrado rotundamente modesto en la noche electoral, lo sabe bien. «No cuenta con el apoyo de ningún entusiasmo entre la gente. No puede presumir de tener muchos seguidores, ni para su proyecto ni para él como persona», escribe el periódico, por ejemplo.

El presidente francés Emmanuel Macron

El periódico católico francés «La Croix» adopta una línea similar. Por muy claro e incontestable que sea el resultado, también es la consecuencia de una constelación preocupante que, como en 2017 y 2002, llevó a muchos a votar en contra de su voluntad real. Un concentrado de ira, amargura y frustración surgió de las urnas. La gran diferencia entre el candidato y la candidata no podía ocultar que la extrema derecha había conseguido su mejor resultado en la Quinta República.

Melenchon quiere llevarse el tirón con él
Es probable que esto tenga un impacto en las elecciones parlamentarias. Son importantes porque el jefe del Estado francés tiene mucho poder, pero su influencia se reduce sin una mayoría en la Asamblea Nacional. Sin el respaldo del Parlamento, Macron se vería obligado a nombrar un gobierno de políticos de otro bando político. Esta bifurcación del ejecutivo se llama cohabitación. El primer ministro adquiere entonces mucha más importancia.

Para la lucha por los escaños en el Parlamento, Macron no podrá contar con el apoyo de los partidos de izquierda y los conservadores -a diferencia de la segunda vuelta electoral-. Persiguen sus propios intereses. En la segunda vuelta electoral, Macron también recibió votos de estos campos, no por estar de acuerdo con sus políticas, sino para evitar que Le Pen fuera presidenta.

El político de izquierdas Jean-Luc Melenchon, por ejemplo, que quedó tercero en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, espera convertirse en primer ministro si la izquierda gana las elecciones. Dijo a sus partidarios que aún podían vencer a Macron en las elecciones generales.

La remodelación del gabinete como primera tarea
Pero incluso antes de las elecciones parlamentarias de dentro de unas siete semanas, Macron tiene que tener en cuenta muchos intereses a la hora de remodelar el actual gabinete y así preparar también las elecciones parlamentarias. En Francia es habitual que el primer ministro ofrezca su dimisión del gobierno incluso antes de que el reelegido o el nuevo presidente tomen oficialmente posesión del cargo. El actual Primer Ministro Jean Castex también había anunciado su dimisión para poco después de las elecciones. Sin embargo, la medida no se espera hasta después de la publicación de los resultados finales oficiales a finales de esta semana.

Macron había hecho campaña para conseguir apoyos, especialmente en el campo de la izquierda, antes de la segunda vuelta electoral. También expresó sus mayores ambiciones ecológicas para ganar los votos de quienes quieren ver una acción más vigorosa contra la crisis climática. Macron también tendrá que prestar atención a la igualdad de género: Se especula, por ejemplo, con el nombramiento de una primera ministra.

Suena el nombre de la ministra de Trabajo, Elisabeth Borne, y también el de la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, aunque entonces Francia perdería su puesto en esta importante institución.

La victoria electoral está más cerca que en 2017
Según los resultados finales oficiales provisionales, Macron ha obtenido el 58,55% de los votos, y Le Pen el 41,45%, tal y como anunció el lunes por la noche el Ministerio del Interior en París tras el recuento de todos los votos de los electores inscritos para votar. El margen es mucho más estrecho que hace cinco años. Entonces, Macron ganó la segunda vuelta contra Le Pen con un 66%. La participación fue de alrededor del 72%. Le Pen también ha revalorizado ya este resultado y ha entrado en la campaña electoral con él justo el domingo.

Le Pen ganó más departamentos que en 2017
Según una encuesta de France Info, Macron atrae a un grupo de votantes completamente diferente al de Le Pen. Según el sondeo, consiguió la mayoría entre los votantes más jóvenes y los de mayor edad. Además, le han votado las personas con estudios universitarios, los funcionarios y los autónomos, pero sólo unos pocos trabajadores y desempleados.

Le Pen se impuso principalmente a los trabajadores de cuello blanco y azul, así como a las personas con menores ingresos. También obtuvo más puntos entre los franceses y las francesas que se declararon insatisfechos con su vida.

Elecciones francesas: el día después

Por otro lado, los mejores resultados de Le Pen con respecto a 2017 también son visibles en el hecho de que obtuvo la mayoría de los votos en un número significativamente mayor de departamentos que en 2017. Tuvo especial éxito en partes del norte de Francia y en algunas zonas del país situadas muy al sur, así como en los territorios de ultramar y en Córcega. Macron, en cambio, lo hizo especialmente bien en las grandes ciudades y sus conurbaciones. También aquí se aprecia fácilmente una división. La cuestión es qué partido o movimiento puede utilizar esto en su beneficio en las elecciones parlamentarias.

Reacciones a la victoria electoral de Macron

Macron confía en candidatos elegidos a dedo
Al parecer, el propio Macron ya quiere poner su dinero donde está su boca. Decidirá personalmente los candidatos a las elecciones de los días 12 y 19 de junio, según informó el lunes la emisora FranceInfo. Ya se han preparado los carteles y folletos electorales. Antes de las elecciones, habrá una reunión de todos los candidatos apoyados por el partido de Macron en París, como ocurrió en 2017.

En el campo de la extrema derecha, no parece actualmente una alianza entre las dos alas. El excandidato de extrema derecha Eric Zemmour había llamado la noche anterior a una alianza electoral, pero señaló con suficiencia «que por octava vez el nombre de Le Pen se asocia a la derrota».

Louis Aliot, jefe adjunto de la Agrupación Nacional de Le Pen, le aconsejó entonces que «se bajara del caballo». «No veo cómo podría haber una alianza con (el partido de Zemmour) Reconquete», dijo Aliot. Fuentes cercanas a Le Pen afirman que no quiere volver a asumir el liderazgo del partido, que había cedido a Jordan Bardella al principio de la campaña electoral.




Deja un comentario