Mas cargos, más gasto político y nula gestión

A contramano de lo que necesitan los vecinos, el intendente de Caleta Olivia, Fernando Cotillo agrandó la estructura del gabinete Comunal.

cargos

La “única” idea que parece sostener el intendente de la segunda ciudad en importancia de la provincia, es “hacer caja” y de otra manera no se puede interpretar el aumento de cargos políticos y gastos políticos, en una localidad que necesita más gestión y menos funcionarios. Parafraseando a la “Jefa política” de Cotillo, evidentemente ha “funcionarios que no funcionan”; y ahora él suma nuevos.

Por eso, ante la realidad de una ciudad y una municipalidad que en muchos casos literalmente “se cae a pedazos”, el discurso de Cotillo sonó a broma de mal gusto.
“En línea con el compromiso que venimos asumiendo desde el principio de nuestra gestión, es que hoy estamos frente a esta nueva orgánica, en la cuál se agregan nuevas Secretarías a las ya existentes, con la convicción de que esta decisión contribuirá con el mejoramiento de nuestras funciones”, dijo en el acto convocado por sorpresa a mediados de semana pasada. Fue tan sorpresivo que incluso muchos de los convocados desconocían el lugar y la hora en la que se haría el anuncio y los juramentos “express”.

Este verdadero despropósito tuvo lugar el pasado martes por la noche en el Centro Cultural de la ciudad. Allí el Intendente puso en funciones a los nuevos integrantes de su gabinete y justificó haber ampliado el número de cargos políticos.
Un medio digital local calificó el hecho como “un golpe de timón”, aunque en verdad lo que hizo Cotillo fue confirmar el rumbo del Titanic.
Fiel a su estilo de hablar de cosas que parecen una “realidad paralela” el Jefe Comunal aseguró que “hizo lugar a demanda de sectores vecinales”. De ser cierto, esos sectores vecinales viven en otra ciudad, o en la “realidad paralela” de intendente.

cargos1

No tan nuevos funcionarios

En el acto hubo como invitados funcionarios, vecinalistas afines y algunos medios (también afines) a la gestión municipal.
Lo que significa el cambio es que habrá más burocracia y mayor presupuesto para las nuevas estructuras.
Oficialmente se informó que se desdobló una de las carteras y elevó de rango a tres Subsecretarias. Es decir que ahora hay cuatro flamantes Secretarios.
Estos nuevos, y no tan nuevos funcionarios son Carlos Aparicio -quien recientemente cumplía funciones en el Ministerio de Trabajo de la provincia -en la Secretaría de Gobierno. A su vez, Pablo Calicate dejó ese cargo y paso a ser Secretario de Gestión Operativa (nueva cartera). Otro de los “enroques” fue el del José María Buttel, quien ahora es Secretario de Planeamiento Urbano (nueva cartera) y finalmente, Cristel Yacante como Secretaria de Mujeres, Género e Igualdad (nueva cartera)
«En la demanda de algunos sectores de los vecinos, decidimos tomarle juramento a los nuevos miembros del gabinete», anunció Cotillo y sintetizó la medida diciendo: «quisimos darle una nueva estructura y dinámica al trabajo. Por eso decidimos dividir la Secretaría de Gobierno, en dos aspectos. Por un lado, en la parte netamente operativa que es el trabajo que ustedes ven todos los días en las calles. La presencia con los inspectores, con la seguridad, los que trabajan las 24 horas». Todo esto suena claramente a cambiar para que nada cambie, ya que el personal asignado a las áreas seguirá siendo el mismo.
Un detalle que no debemos pasar por alto es que la estructura política de la Comuna supera los 600.000.000 pesos al año en sueldos.

Mentira la verdad

El intendente Cotillo dijo en su discurso: muchas veces, «por estar metidos en la cuestión cotidiana, no las resolvemos y nuestro deber fundamental es solucionar los problemas de la gente».
Y solo un par de párrafos más adelante admitió que eso no sería posible.
«Sabemos que con este cambio no vamos a resolver los problemas que tenemos en Caleta Olivia que son realmente grandes. Sabemos que la gente que está actualmente trabajando, más las que vayamos incorporando le van a dar un volumen y fuerza».
En definitiva, quedó en claro que los problemas no se resolverán pero que tomará más gente en la municipalidad.
Si hay que analizar este discurso y traducir lo que en realidad dijo el intendente sería así: Más empleados públicos, menos gestión y la búsqueda del voto “trabajo estatal”. Hasta ahora, la “fórmula del éxito de la gestión “K”.