Diputados K sin vergüenza: demostraron que son empleados de Cristina y no defienden los intereses de los santacruceños

dipu4

Repudiable postura de la bancada oficialista: salen a defender a Cristina pese a la abrumadora evidencia en su contra en el juicio por el multimillonario robo en obra publica
Los empleados de la familia Kirchner carecen de todo tipo de dignidad y obviamente tampoco tienen vergüenza, y son capaces de emitir una resolución desde la Legislatura provincial para respaldar a quines hoy están siendo juzgados – con abrumadoras pruebas – como integrantes de una “inédita asociación ilícita” que se apropio de miles de millones de pesos que deberían haber sido volcados al desarrollo de Santa Cruz, despojando a los santacruceños de infraestructura y de futuro.
Es realmente vergonzoso, como estos diputados empleados de la familia Kirchner pueden carecen de la dignidad para reconocer que nuestra provincia fue esquirmada económicamente y despojada de obras, con maniobras que hoy salen a la luz un juicio y que exponen con claridad el accionar del Clan Kirchner, y sus secuaces.
dipu3

Fue en la pasada sesión ordinaria, cuando estos indignos supuestos representantes de los santacruceños emitieron una resolución en la cual “repudiaron enérgicamente” lo que calificaron como : “persecución política y judicial a la que está siendo sometida la Sra. Vicepresidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, a manos de funcionarios judiciales, con el último objetivo de proscribir su participación activa y permanente en la política argentina, en la que desempeña un rol central como referente del principal movimiento político del país”.
Se pueden entender que en los “códigos” del kirchnerismo la única lealtad es con la familia Kirchner, y que disentir esté prohibido; pero uno supondría que estos legisladores tienen que enfrentar a la sociedad, a la comunidad donde viven y que fueron afectadas por las maniobras de esta “banda” – como la describió el fallecido Juez Federal Claudio Bonadío – y en algún momento dar respuestas por esta verdadera falta de decencia en el ejercicio de sus funciones. Estos “lacayos” de la familia Kirchner, que ocupan bancas en la legislatura provincial, son quienes merecen el repudio de la sociedad santacruceña.
Cuando uno ve el volumen de la documentación probatoria, la precisión con la que los fiscales llevan adelante la acusación, como santacruceños deberíamos esta cuando menos agradecidos que dentro de un Poder Judicial sospechado de todo tipo de venalidades, haya dos funcionarios del Ministerio Público Fiscal que lo den todo para llegar a la verdad.

Estrategia de culpables

Aun falta el último tramo de los alegatos, pero el la sexta jornada llevada a cabo el viernes pasado, si vivió otra instancia decisiva, luego que el Tribunal Oral Federal 2 rechazara la recusación que la vicepresidenta había presentado en un nuevo intento para frenar el juicio.
En esta nueva acción, Cristina y sus secuaces volvieron a actual como lo hacen los culpables. Jamás hablan de las pruebas en su contra, o buscan argumentar para derribar las pruebas documentadas con elementos probatorios. Solamente descalifican, buscan desviar el debate y acusan a quines están al frente del proceso judicial.
Fue en ese contexto en que la defensa de Cristina – que es la principal acusada en el juicio oral por la obra pública que recibió el empresario Lázaro Báez – recusó a Giménez Uriburu por parcial y a Luciani por pedida de objetividad. A eso planteo se sumaron las defensas de Báez y de los ex funcionarios Julio De Vido, Carlos Kirchner y Nelson Periotti. Este último también recusó a Mola por una visita a la Casa Rosada y porque a su jura como fiscal asistieron funcionarios públicos del PRO. Esto incluyó una operación de prensa realizada desde el diario ultra kirchnerista Pagina/12 que publicó a principio de semanas fotos de Luciani y Giménez Uriburu como integrantes del equipo de fútbol Liverpool que jugó partidos en la quinta de Macri. La defensa de la vicepresidenta, a cargo del abogado Alberto Beraldi, los recusó porque señaló que esa amistad manifiesta debió haber sido informada y así se encontraban lesionadas la garantía del juez imparcial y el principio de objetividad del fiscal. Por su parte, Mola fue recusado porque en 2016 se reunió en la Casa de Gobierno con el entonces secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, y porque a su jura como fiscal asistieron Patricia Bullrich, ex ministra de Seguridad de la Nación, Cristian Ritondo, ex ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, y Julio Conte Grand, procurador General de la provincia de Buenos Aires.
En la audiencia del juicio del viernes la defensa de Cristina Kirchner amplió la recusación contra Giménez Uriburu y también pidió el apartamiento de Gorini. Todos estos planteos fueron rechazados. Se argumentó la extemporaneidad de los mismos, como
así también que no hubiera sido probada un grado de amistad que justificara un
apartamiento. En el texto del rechazo se expresa que, en efecto, Luciani y
Giménez Uriburu jugaban al fútbol en el equipo Liverpool y la relación que los une fue expuesta por ambos, rpecisando los límites del vínculo. Y aclara el texto que la supuesta “íntima amistad” por la que las defensas pidieron su recusación “no es más que un relato construido sobre la base de imágenes de las que difícilmente pueda colegirse esa conclusión”.
De este modo, el proceso contra Cristina y su “banda” continúa y seguramente llegará a diciembre con el dictado de sentencia. Habrá que ver cómo actúan entonces estos “sirvientes” de la familia Kirchner que hoy ocupan bancas en la legislatura provincial, y que deberán entontes salir a defender lo indefendible sin ningún tipo de decoro y dignidad.

Cristina refugiada en El Calafate

Antes del fin de semana Cristina viajó a Santa Cruz y se refugió en El Calafate, mientras la crisis económica y social del país crece y el juicio en su contra por el multimillonario robo en la obra pública.
En esta localidad se enteró que el Tribunal Oral Federal (TOF) 2, de rechazar las recusaciones que su defensa y la de otros procesados habían presentado contra jueces y fiscales intervinientes en el juicio.
Llegó a bordo del Tango 04 y de inmediato se dirigió a su casa ubicada junto al hotel Los Sauces.