Inflación sin control: el gobierno de Cristina, Alberto y Sergio es parte del problema y no de la solución

inflacion

El último dato de la inflación (mes de julio) lo dice todo; la cifra más alta en 20 años, con una variación del 7,4% que ubica a la inflación anual en 71%; aunque muchos ya pronostican que llegaría a los tres dígitos.
La incógnita que se plantea es, qué va a pasar con los precios en los próximos meses y cual será la reacción que tendrá el Gobierno con la llegada de Sergio Massa a Economía.
Por ahora se pasó de la euforia de los cambios que devolverían la iniciativa a la coalición gobernante del FdT, a la exasperante espera de acciones concretas. Solo se insiste en los argumentos de echar culplas: a la “herencia de Macri”, a la Pandemia de Covid, a la guerra de Ucrania, y a un sin numero de variables macro económicas.
Pero el dato sobre la inflación no solo es una evidencia de la errática y fracasada política económica del gobierno de Cristina, Alberto y Sergio; sino que nos permite compararnos con otras economías regionales que también enfrentaron recesión post Pandemia, y el contexto internacional desfavorable. Y lo que ese dato comparado muestra es que la inflación de julio en Argentina es más alta de la región y también la más alta que muchos países del mundo, ya que registraron índices de precios bajo o en el caso de Brasil y Grecia se produjo un fenómeno deflacionario.
A su vez Argentina registró una variación interanual del 71,0%, la segunda más alta después Turquía (79,6%).

Pobres

Una descripción popular, dice que la Inflación es “la maquina de hacer pobres”, y esto es absolutamente corroborable, en la disminución del poder adquisitivo por la perdida de valor de la moneda y los aumentos de precios principalmente en los productos básicos.
De acuerdo al índice de inflación que publico el INDEC y que marcó el pasado mes una suba de 7,4%, el rubro Alimentos y Bebidas creció por debajo de la cifra total, 6%, aunque en algunos casos, los precios se dispararon hasta en casi 60% en solo un mes.
Pese a que en la comparación con el ítem que más aumentó en julio (Recreación y cultura, 13,3) el rubro Alimentos y bebidas representa la mitad (6%), fue el de mayor incidencia en todas las regiones.
En la medición GBA, el alimento que más escaló -y de manera exponencial- fue el kilo de cebollas que trepó 57,9% en solo un mes. Un poco más atrás le siguió la lechuga con un alza de 40,5% en julio. También en el rubro verduras la batata aumentó 36,5%.
En tanto, el kilo de azúcar se consiguió 30,5% más cara que en junio. El zapallo anco aumentó 18, 4% y también las bananas tuvieron un incremento muy por encima del promedio: 17,4%.
Con aumentos significativos pero más abajo en la lista aparecen el litro y medio de aceite de girasol con una suba de 16,4% y el dulce de leche, con 14,6%. A su vez, los 500 gramos de fideos seco tipo guisero subieron 14,3%, y el paquete de 250 gramos de galletitas de agua envasadas, 13%.

Sarasa

Sobre el problema, que según las encuestas es el principal tema de preocupación de los argentinos, seguido por la inseguridad y el desempleo, lo único a lo que atinó Massa fue a confirmar que el problema existe, sin dejar pistas sobre cómo lo resolvería.
En su primera conferencia de prensa admitió que los datos de los próximos dos meses serán los más duros para el Gobierno, pero confió en que las medidas anunciadas para comenzar a reducir el déficit fiscal y cumplir con la meta del 2,5% del PBI acordada con el FMI permitirán reducir en forma gradual la desatada suba de los precios.
En definitiva, más “sarasa”.
Para finalizar, un detalle que no debe pasar por alto, es la volatilidad política que evidencia la coalición gobernante, cuya interna permanente es uno de los principales factores de la desconfianza en el gobierno y por ende en su idoneidad para salir de la crisis. Y la falta de confianza se traduce a nivel internacional en caída de expectativas e imposibilidad de ayuda externa. En definitiva, el gobierno de Cristina, Alberto y Sergio son parte del problema y no de la solución.
Deberíamos recordar que para encontrar una inflación similar a la actual hay que remontarse abril de 2002, un par de meses después de que estallara la convertibilidad en aquella crisis de fines de 2001. Todo un dato.
Epigrafe
La inflación de la la Argentina superó en julio a la de Venezuela y a la del resto de los países de América latina.

Hasta ahora, la Argentina ocupa este año el séptimo lugar en la inflación del 2022, luego del Líbano con 211%, Sudan 199%, Venezuela y Siria 139%, Zimbabue 131 y Turquía 78 por ciento. De este modo, superó la suba de precios de varios países africanos: Etiopia 34,5%, Angola 23,9%, Sierra Leona 17,3%, Nigeria 16,1% y Zambia 15,7 por ciento.

Los 10 alimentos que más subieron en un mes
Cebolla 57,9 %
Lechuga 40,5 %
Batata 36,5 %
Azúcar 30,5 %
Zapallo anco 18,4%
Banana 17,4%
Aceite de girasol por litro y medio 16,4%
Dulce de leche 14,6%
Fideos seco tipo guisero (500 g) 14,3%
Galletitas de agua envasadas (250 g) 13%
En el otro extremo de la tabla aparecen los alimentos y bebidas cuyo precio registro una baja en un mes regido por el alto índice de inflación. A la cabeza, el tomate redondo que marcó una baja de 19,5% seguido por el precio del kilo de limón que descendió 5,3%. Eran también, de los que más habían subido en la medición anterior.
También registraron leves bajas algunos cortes de carne como el kilo de cuadril (-0,9%), el asado (-0,5%) y la nalga (-0,3%).