Oración por la buena salud

Por Karin SIlvina Hiebaum

Oración por la buena salud

Oración por la buena salud

La vida diaria está plagada de todo tipo de enfermedades. La temporada de influenza afectó a mi hogar esta semana y, según los CDC, la mayor parte de los Estados Unidos se encuentra en medio de una temporada de influenza de “alta actividad”. Uno no se da cuenta del lujo de un día normal hasta que es asediado y descarrilado por la gripe. La vida se detiene y las cargas de trabajo se acumulan.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que uno de cada cuatro adultos tenía una o más afecciones crónicas de salud en 2012. El desánimo que conduce a un estado depresivo no puede categorizarse como una noción de “nunca me sucederá a mí”. La salud mental es una preocupación astronómica en este país. Según la National Alliance on Mental Illness , uno de cada cinco adultos en los EE. UU. Experimenta una enfermedad mental en un año determinado.

“Querido amigo, ruego que disfrutes de buena salud y que todo te vaya bien, aunque tu alma se lleve bien”. – 3 Juan 1:2

Si nuestros cuerpos y mentes están enfermas a un ritmo tan alto, no debería sorprendernos que nuestras vidas espirituales tampoco sean saludables. LifeWay Research publicó un informe en abril de 2017 que afirma que «más de la mitad de los estadounidenses han leído poco o nada de la Biblia «. Aunque no tenemos un control total sobre los gérmenes de la gripe, la depresión y las enfermedades terminales, podemos optar por leer las Escrituras todos los días.

Oremos por la salud, la mente, el cuerpo y el alma completos. Buscar su consejo en todas las cosas y recibir la sabiduría del Espíritu Santo en la parte de nuestro corazón que necesita sanidad. Una vida sana se compone de más que un cuerpo en forma física libre de lesiones y enfermedades.

Una oración por una salud completa y buena

Padre,

Te alabamos por esto, y todos los días que despertemos de este lado del cielo. Cada día tiene un propósito, y te pedimos tu sabiduría y guía a través de cada uno. Ayúdanos a vivir bien cada día, y para Tu gloria, de principio a fin.

Gracias por Tu Palabra, que da vida a nuestras almas y mentes cansadas. Promete encontrarse con nosotros allí, en estudio y oración. Gracias por el sacrificio que Jesús hizo en la cruz, pagando con Su vida por nuestro fácil acceso a nuestro Padre Celestial a través de la oración y las Escrituras. Cada historia bíblica y cada verdad se entretejen dentro y fuera de nuestras vidas en Tu tiempo perfecto.

Padre, nos recuerdas a lo largo de las Escrituras que eres fiel a tu pueblo. Jeremías 33: 6 dice: “Sin embargo, le traeré salud y curación; Sanaré a mi pueblo y les permitiré disfrutar de abundante paz y seguridad”. Muy a menudo, como en el Antiguo Testamento, nos rebelamos, descuidamos el cuidado de nosotros mismos como tú lo haces y terminamos cansados y enfermos. Pero Padre, eres fiel para envolvernos en tu amor sanador cada vez que volvamos a ti.

Perdónanos por descuidar el cuidado de la vida que nos has confiado. La vida que te has propuesto específicamente hacer más de lo que podemos pedir o imaginar. Cuando seguimos nuestro propio camino, nos desgastamos, física y mentalmente. Otras veces, entrenamos físicamente pero descuidamos nuestra psique. A menudo descuidamos nuestra vida espiritual.

Padre, fortaléceme para mantener cautivo el gozo con el que bendices nuestras vidas a diario. Ayúdanos a caminar libremente en tu amor. Porque, como Pablo nos recuerda en 1 Timoteo 4: 8, «Aunque entrenar tu cuerpo tiene ciertas recompensas, la piedad beneficia todas las cosas, manteniendo la promesa para la vida aquí y ahora y la promesa para la vida que viene» Envíanos más de Tu Espíritu Santo, para ayudarnos a enfocarnos en Tu Palabra todos los días. Danos corazones como Jesús.

Danos la sabiduría para buscarte primero cada día, antes de cada decisión. A menudo son los pequeños pensamientos y las decisiones diarias los que nos llevan a una espiral repentina de mala salud. Ilumínanos y guíanos a través de Tu Palabra. Deja que nuestros corazones ardan por más de ti cada día.

Ayúdanos a soportar el dolor de las enfermedades crónicas, algunas de las cuales no encontrarán sanidad en este mundo quebrantado y pecaminoso. Sabemos que obras todas las cosas para bien, pero en esos momentos de dolor y sufrimiento crónico, puede ser imposible entender Tu perfecta y justa entrega en todo.

En el nombre de Jesús, amén.

Oración por sanación y restauración

Señor, tu Palabra dice promesas de sanación y restauración y te agradezco por los milagros que aún realizas hoy. Hoy reclamo esas promesas sobre mi amigo. Creo en el poder sanador de la fe y la oración y te pido que comiences tu gran obra en la vida de mi amigo. Por favor, agáchate y rodea a mi amiga con paz y fuerza sobrenaturales y dale la fe para creer que todo es posible para ti. Protégela de las mentiras y el desánimo de Satanás y deja que comience su curación milagrosa. Amén.

Milagros y salud

Padre Celestial, gracias por responder a mis oraciones y realizar milagros en mi vida todos los días. El solo hecho de que me haya despertado esta mañana y pueda respirar es un regalo tuyo. Ayúdame a no dar nunca por sentado mi salud y la de mis seres queridos. Ayúdame a permanecer siempre en la fe y a mantener mi atención en ti cuando surjan circunstancias inesperadas. En el nombre de Jesús, amén. – Leah Dipascal

Para hábitos poco saludables

Señor, te entrego mis hábitos y actitudes poco saludables acerca de mi cuerpo. Te pido ayuda para honrarte nutriendo bien mi cuerpo, mirándome a través de Tus ojos y confiando en Ti con el tiempo y los resultados. En el nombre de Jesús, amén. – Danna Demetre

Don de la salud

Señor, reconozco mi cuerpo físico como el templo de Dios. Me comprometo a cuidar mejor mi cuerpo descansando más, comiendo alimentos más saludables y haciendo más ejercicio. Tomaré mejores decisiones sobre cómo emplear mi tiempo para hacer de la salud una prioridad más alta en mi vida diaria. Te alabo por el regalo de la salud y celebro el regalo de la vida que cada día tiene. Te confío mi salud como un acto de obediencia y adoración. En el nombre de Jesús, amén. – María Southerland

Para trabajadores médicos

Dios Padre, Tú eres el verdadero y único sanador. Gracias por estos trabajadores médicos que sacrifican tiempo, sueño, tiempo en familia y, en algunos casos, sus vidas, para brindar sanación a quienes lo necesitan. Cuando las personas están enfermas o heridas, solo quieren estar bien y completas. Gracias por el conocimiento, el discernimiento y la sabiduría rápida que estos médicos usan para ayudar a sanar a las personas para que puedan estar lo suficientemente bien como para estar abiertas a escuchar el Evangelio. Al brindar sanación, están compartiendo a Tu Hijo. ¡Qué gozo y bendición! ¡Amén! – Mástil del amanecer

Para la fuerza

Querido Jesús, este problema de salud en mi vida es más grande que yo. Necesito desesperadamente la fuerza y la ayuda que me ofreces. Ayúdame a llenar mi corazón con Tu verdad y dar un paso adelante hacia la sanación. En el nombre de Jesús, amén.

Gran médico

Querido Padre Celestial, vengo a ti hoy y te pido que traigas verdadero gozo a mi vida. Sé que no puedo controlar las tormentas que llegan a mi vida, pero tengo la opción de responderlas. Sé que Tú eres el Gran Médico y Tu receta para cada uno de nosotros es tener un corazón alegre. Oro para que me ayudes a incorporar eso en mi día sin importar las circunstancias que enfrente. También oro para que me utilices para traer alegría y sol a las vidas de quienes me rodean. En el Precioso Nombre de Jesús, Amén. – Jamy Whitaker

Para una buena salud

Querido Señor, gracias por la provisión de mi cuerpo y la variedad de alimentos que lo alimentan. Perdóname por deshonrarte a veces, al no cuidar este cuerpo. Perdóname también por hacer de ciertos alimentos un ídolo. ¿Puedo recordar que mi cuerpo es tu morada y tratarlo en consecuencia? Ayúdame a tomar mejores decisiones mientras como y mientras alimento a mis amigos y familiares. En el nombre de Cristo oro. amén. – Rachel Olsen

Cuando la salud se siente atacada

Precioso Padre Celestial, eres tan poderoso para protegernos de los planes del diablo, ya sean espirituales o físicos. Nunca demos por sentada tu protección. Continúa rodeando a tus hijos con un seto y protégenos de las enfermedades y las dolencias. En el bendito nombre de Jesús. Amén.

Honor en vida Saludable

Padre, celebro la asombrosa verdad de que elegiste vivir en mí y que mi cuerpo es Tu templo. Por favor, perdóname cuando abuse de ese templo. Perdóname cuando dejo de pasar tiempo en Tu Palabra y a Tus pies en oración. Necesito tu fuerza y poder para practicar la disciplina piadosa. Quiero ser saludable en cada área de mi vida, para mi bien y para Tu gloria. En el nombre de Jesús, amén. – María Southerland

Reconstrucción del templo del cuerpo

Señor, me arrepiento humildemente del pecado de negligencia, abuso o desuso que pudo haber causado que mi cuerpo físico se descompusiera. Hoy quiero tomar medidas para mejorar la salud, primero, por el bien de tu Reino aquí en la tierra, y luego por mi propio beneficio personal. En el nombre de Jesús, amén. – Lisa Morrone

Versículos de la Biblia para una buena salud y curación

  • Sáname, oh SEÑOR, y seré sanado; sálvame y seré salvo, porque tú eres mi alabanza. Jeremías 17:14     
  • ¿Está alguno entre vosotros enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia y que ellos oren por él, ungiendo con aceite en el nombre del Señor; y la oración de fe restaurará al enfermo, y el Señor lo levantará, y si ha cometido pecados le serán perdonados. Santiago 5: 14-15      
  • No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10      
  • Porque yo te devolveré la salud, y te sanaré de tus heridas»declara el SEÑOR «porque te han llamado desechada, diciendo: «Esta es Sion, nadie se preocupa por ella. Jeremías 30:17  
  • Habéis condenado y dado muerte al justo; él no os hace resistencia. Santiago 5: 6      
  • Entonces en su angustia clamaron al SEÑOR y El los salvó de sus aflicciones. El envió su palabra y los sanó y los libró de la muerte. Den gracias al SEÑOR por su misericordia y por sus maravillas para con los hijos de los hombres. Salmos 107: 19-21      
  • Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios. El es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades; el que rescata de la fosa tu vida, el que te corona de bondad y compasión. Salmos 103: 2-4
    ———————————————



Deja un comentario