Soloaga reiteró imperiosa necesidad de reformar la “mutilada, obsoleta y antifederal” Constitución de Santa Cruz

reforma

Este lunes 28 de noviembre se cumplieron 65 años de la sanción de la Constitución Provincial, en cuya redacción no estuvo representada una de las fuerzas políticas mayoritarias, el Partido Justicialista, que en 1957 se hallaba proscripto en todo el país por una dictadura militar que se autodenominó Revolución Libertadora.
Pese al paso de los años, la carta magna sigue vigente y por ello el presidente de la Comisión de Fomento de Cañadón Seco, Jorge Marcelo Soloaga, volvió a reiterar su firme postura acerca de la imperiosa necesidad de reformarla, ya que la misma solo congenia con una provincia de otro tiempo.
En efecto, sostuvo, “esta Constitución fue diseñada y sancionada para una Santa Cruz y una Argentina sometidas a la dictadura criminal y fusiladora de 1957, tras el derrocamiento de Perón en 1955”. “Por aquella época –recordó-, nuestra provincia tenía una población de alrededor de 35 mil habitantes y la Asamblea Constituyente convocada por aquella dictadura militar para redactarla excluyó al peronismo, pero también se retiró de esa convención un sector importante de la UCR, la UCR del Pueblo liderada por Ricardo Balbín”.
“Además –rememoró- esa asamblea estuvo conformada por un 70 % de convencionales de Río Gallegos, por el Partido Conservador Popular representativo del sector de estancieros que nunca más tuvo protagonismo politico y el Partido Demócrata Cristiano quien tampoco tuvo mas presencia política en Santa Cruz. Incluso la Constitución se redactó cuando recién comenzaba el desarrollo de la actividad petrolera, en tanto que la minería, la pesca el turismo y la energía eólica eran factores de desarrollo inexistentes”.
En consecuencia, afirmó: “es imprescindible debatir un nuevo Contrato Social a partir de un Gran Acuerdo Político de todos los sectores representativos de Santa Cruz, sin exclusiones para la construcción de nuevos derechos e integrar la cuestión de género y en definitiva diseñar otro modelo de provincia”.
“Ese debate debe incluir un nuevo proceso educativo revolucionario para que no haya analfabetismo ni ignorancia en ningún pibe santacruceño con participación de los estudiantes y las minorías representativas en el Consejo Provincial de Educación”.
“Correlativamente –añadió- debe incorporarse el concepto del control estricto de la economía a partir de nuestros recursos estratégicos renovables y no renovables”.
“También es imperioso debatir sobre la federalización de los recursos fiscales para que los pueblos puedan resolver soberanamente sobre su proyección integral estratégica. Establecer un nuevo régimen judicial para que exista un funcionamiento dinámico de la justicia y haya jueces elegidos por sus méritos y su elevada y calificada formación”.
“Éstas son algunas de las cuestiones que tienen que ver con el debate imprescindible de estos tiempos y los que vendrán para la Santa Cruz del tercer milenio porque la Constitución que hoy nos rige es obsoleta, retrógrada, antidemocrática en su origen, centralista, antifederal y desprotege nuestros recursos vitales”, puntualizó.
Por todo ello sostuvo finalmente que “es hora de poner a la dirigencia responsable de Santa Cruz a la tarea de construir otra provincia, sin mezquindades, sin especulaciones retardatarias y con desprendimiento auténtico y genuino ya que la sociedad y la historia así lo está demandando”.