Hallaron excavaciones recientes en una de las estancias de Lázaro

aike

Buenos Aires
El ministerio de Seguridad de la Nación detectó que hace unos veinte días hubo un movimiento de suelo en la estancia Cruz Aike, propiedad de Lázaro Báez donde hace cuatro días Gendarmería Nacional y Vialidad Nacional trabajan con geo radares en la búsqueda de dinero negro y joyas.
Este martes, las tareas de rastreo se realizarán en una zona del campo donde no se había accedido aún. Según supo Clarín, las excavaciones realizadas superaron los siete metros de profundidad.
Por cuarto día consecutivo, los efectivos trabajan en una de las estancias más importantes que tiene Lázaro Báez. Se trata de Cruz Aike, un campo valuado en 46 millones de pesos ubicado a 60 kilómetros de El Calafate.
La estancia es una de las 60 que el empresario K adquirió en pocos años. Su imperio inmobiliario tiene más de 600.000 hectáreas distribuidas por el suelo santacruceño, cuyo valor la Justicia tasó en 3.058.871.300 pesos.
En esa inmensa superficie volvió a rondar una sospecha ya planteada: que exista dinero enterrado. El Gobierno está decidido a “recuperar el dinero de la corrupción”, como señaló una fuente oficial a Clarín.
Los trabajos emprendidos en Cruz Aike responden a esta premisa. Todo inició con un llamado telefónico que recibió el ministerio que conduce Patricia Bullrich, “cuya información coincide con otras dos personas que dieron datos precisos sobre ubicación de dinero”, explicaron a Clarín fuentes oficiales.

Datos
Se trata de personas que en su momento habrían trabajado para Lázaro Báez y dieron datos sobre “dinero enterrado”, resurgiendo así el mito del efectivo distribuido en campos del empresario K. Lo que busca desentrañar el ministerio de Seguridad es efectivamente, si a raíz de datos concretos, esto puede ser cierto y la información se maneja con total cautela.
Uno de los últimos hallazgos fue un sugestivo movimiento de suelo que se habría realizado hace veinte días. Allí, está trabajando un geólogo para determinar a qué responde. “Es reciente, no tiene más de veinte días, y se está analizando”, indicaron fuentes oficiales a Clarín. A estos movimientos de suelo le llaman “huellas de oruga” y fueron detectadas por el geólogo que se sumó recientemente al equipo.
Las retroexcavadoras que trabajan en el suelo -que han calificado de “inhóspito y árido”- pertenecen a Austral Construcciones, la firma insignia de Báez.
El parque automotor de la empresa se encuentra bajo potestad de Vialidad Nacional por decisión del juez Sebastián Casanello para evitar su deterioro. Ahora, son las mismas que se utilizan para excavar en el campo del empresario K.

Perforaciones
Allí se hicieron perforaciones de hasta siete metros de profundidad, según pudo saber Clarín, aún con resultados negativos. La excavaciones continuarán durante este martes.
La persona cuyo llamado impulsó estos trabajos dio datos e información que conducen a las autoridades a creer que podría darse con dinero en efectivo.
El sábado, los primeros trabajos fueron de constatación y de ubicación geográfica, considerando las grandes superficies en suelo sureño que se debieron analizar.
“Hay información sobre containers enterrados con dinero de la corrupción”, había dicho hace unos días Patricia Bullrich, y en función de esta premisa pidió autorización al juez Claudio Bonadio para avanzar en los operativos que se realizan en el marco de la causa de los cuadernos de la corrupción.
Para ello se firmó una resolución que determinó que la recompensa para quienes aporten información precisa -y no hayan intervenido en el delito- será “el 10% del valor del dinero, divisas o bienes recuperados”.
La normativa aclara que “hasta tanto se incorporen al Fondo Permanente de Recompensas” el dinero o esos bienes, se le pagará “al aportante de información un máximo de dos millones de pesos, que se considerará como pago a cuenta del total de la recompensa que correspondiere por su aporte”.

Dinero
Hace dos años, en el marco de la causa conocida como “la ruta del dinero K”, el fiscal Guillermo Marijuan obtuvo la orden de allanamiento del juez Casanello para realizar trabajos de similares características en Cruz Aike. Entonces, las tareas se iniciaron cuando detectaron modificaciones en el suelo que hacían sospechar que se habían hecho pozos. No se encontró nada.
La búsqueda del dinero en el sur volvió a considerarse en la Justicia después que varios “arrepentidos” ante el juez Bonadio dieran detalles de cómo el dinero que se recaudaba de las empresas contratistas del Estado se movía en bolsos y valijas y, después de dejarlas por un tiempo en el departamento de Uruguay y Juncal, viajaban al sur en avión. Esto lo señaló el ex funcionario Claudio Uberti, el piloto del Tango 01 Sergio Velázquez, el financista Ernesto Clarens y el ex funcionario José López.
Por ello, volvieron a enfocarse en suelo santacruceño con el objetivo de recuperar fondos de la corrupción. En esta causa el juez y el fiscal Carlos Stornelli rastrean un circuito de sobornos que habrían superado los 200 millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *