La situación mundial económica- Por Karin Silvina Hiebaum

LO PEOR ESTÁ POR VENIR»

Pronóstico sombrío del FMI para la economía mundial

La alta inflación, la guerra de agresión rusa en Ucrania y las consecuencias de la pandemia de coronavirus pesan mucho sobre la economía mundial. El martes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo su pronóstico de crecimiento global para 2023 al 2,7 por ciento. Es probable que un tercio de la economía mundial caiga en recesión para entonces. «Lo peor está por venir, y para muchas personas también se sentirá como una recesión en 2023», dijo el economista del FMI Pierre-Olivier Gourinchas.

Más de un tercio de la economía mundial se reducirá en 2023, advirtió el FMI. El crecimiento se estancará en las tres economías más grandes: Estados Unidos, la Unión Europea y China. «Mientras las nubes de tormenta se acumulan, los responsables políticos deben mantener una mano firme», dice el economista jefe Gourinchas.

Gráfico: APA/ORF.at; Fuente: FMI

«Se espera que la inflación se enfríe en los años 2023 y 2024», continúa el informe. Este año, el FMI espera una tasa de inflación del 7,2 por ciento en los países industrializados, es decir, 0,6 puntos porcentuales más de lo que se pensaba en verano. Para el próximo año, el FMI prevé una tasa de inflación promedio del 4,4 por ciento, que también es significativamente más alta de lo previsto anteriormente.

En los países emergentes y en desarrollo, se espera que la tasa de inflación sea de un promedio del 9,9 por ciento este año, un aumento de 0,4 puntos porcentuales. También se espera una alta tasa de inflación del 8,1 por ciento el próximo año.

Precios energéticos «ponderados»

El FMI advierte que varios factores podrían ralentizar la inflación. Si hay más choques en los precios de la energía y los alimentos, los precios al consumidor podrían permanecer altos a largo plazo. «Los precios de la energía son y siguen siendo particularmente vulnerables con respecto al curso de la guerra en Ucrania y el posible estallido de otros conflictos geopolíticos», escriben los autores del informe. El papel de los bancos centrales también es importante para la inflación. Estos tendrían que centrarse en contener la inflación.

Los bancos centrales se enfrentan a decisiones difíciles

La Reserva Federal de los Estados Unidos se había opuesto recientemente a la tasa de inflación extremadamente alta con varios fuertes aumentos de las tasas de interés. El jefe de la Fed, Jerome Powell, había dejado claro que se esperan nuevos aumentos en la tasa de interés clave. Después de una larga vacilación, el BCE había iniciado el cambio hacia tasas de interés más altas en julio.

DEBATE SOBRE

¿A dónde lleva la lucha contra la inflación?

Según el FMI, existe el riesgo de hacer muy poco y de hacer demasiado. Los aumentos de las tasas de interés demasiado fuertes podrían frenar el crecimiento de forma excesiva, una vacilación demasiado larga no podría frenar la inflación. También se trata de la credibilidad de los bancos centrales. La política financiera debería ayudar a los más débiles de la sociedad por un tiempo limitado en la crisis energética.

Pero un mayor endurecimiento de la política monetaria en los países industrializados aumenta la presión sobre los costos de los préstamos en los países de bajos ingresos, según el FMI. De todos modos, esto sería fatal para los países que ya han sido gravemente afectados por la pandemia, y también tendría consecuencias mundiales. Una crisis de deuda en expansión en estas economías afectaría gravemente al crecimiento global y podría desencadenar una recesión mundial.

¿Recesión para Alemania?

En Europa, Alemania siente particularmente claramente los efectos de la guerra y la fuerte dependencia energética de Rusia. A diferencia de Francia, España y Gran Bretaña, por ejemplo, el FMI espera que Alemania disminuya su rendimiento económico en 2023, concretamente menos el 0,3 por ciento. Esto redujo la estimación de julio en 1,1 puntos porcentuales. Es probable que Italia también caiga en negativo el próximo año.

Estados Unidos crecerá un 1,6 y un 1,0 por ciento en 2022 y 2023. La estimación para este año se redujo significativamente. Para China, los expertos del FMI son un poco más pesimistas y ahora esperan tasas de crecimiento del 3,2 y 4,4 por ciento en 2022 y 2023, poco para los estándares chinos.

Muchos factores de incertidumbre

El FMI enfatiza que las previsiones son extremadamente inciertas. El desarrollo futuro de la economía mundial depende decisivamente de la política monetaria, el curso de la guerra en Ucrania y los posibles otros trastornos relacionados con la pandemia, por ejemplo en China. La mejora adicional del dólar estadounidense también debería conducir a nuevas tensiones. Los efectos de la guerra de agresión rusa podrían afectar aún más a Europa. Un resurgimiento de la pandemia de coronavirus o nuevos temores globales por la salud podrían frenar aún más el crecimiento.

Red, ORF.at/agencias

Izquierda:

IWF

Prólogo al informe del FMI