Europa – «Nueva ingeniería genética» como caballo de Troya por Karin S. Hiebaum

¿La «nueva ingeniería genética» está sujeta a las mismas reglas que la ingeniería genética clásica? Si se trata de la UE, la respuesta es sí. Pero eso podría cambiar el próximo año. Un informe reciente de varias organizaciones medioambientales advierte de manera impresionante sobre las consecuencias de una relajación de las reglas: si la «nueva ingeniería genética» («NGT») pasara por la puerta trasera como un caballo de Troya, las grandes empresas de biotecnología en particular se beneficiarían de ello y «controlarían» a través de patentes «nuestra dieta futura». Sin embargo, los defensores se refieren a los efectos positivos de la ingeniería genética, especialmente con respecto a la crisis climática.

«Descubierto: Cómo dos gigantes biotecnológicos utilizan patentes y nueva ingeniería genética para controlar nuestra futura dieta». Este es el título, no un poco desgarrador, del informe publicado el jueves. En concreto, las empresas son Corteva y Bayer, un grupo estadounidense de productos agroquímicos y semillas, así como el gigante químico y farmacéutico alemán con la filial Monsanto.

Corteva ya ha registrado 1.430 patentes en todo el mundo, Bayer 119 patentes sobre plantas de «nueva ingeniería genética», es decir, plantas cuyas propiedades han sido modificadas por ciertos nuevos procesos de ingeniería genética de tal manera que son resistentes a las malas hierbas y las plagas, por ejemplo.

Sin embargo, las solicitudes de patentes como las de Corteva y Bayer darían a las corporaciones el control sobre los cultivos y las semillas, restringirían el acceso a la diversidad genética y amenazarían la seguridad alimentaria futura, según las críticas del informe. Como resultado, las patentes no solo tendrían un efecto negativo en los agricultores más pequeños, sino también en los consumidores, por ejemplo, debido a los precios más altos y menos opciones.

Las plantas genéticamente modificadas son resistentes a pesticidas o plagas, por ejemplo

Ingeniería genética: ¿Nuevo y natural?

Pero, ¿qué es la «nueva ingeniería genética»? Mientras que en la ingeniería genética clásica, los genes de otro organismo se introducen desde el exterior en el ADN de una planta, en la «nueva ingeniería genética» cambia la estructura genética ya existente, sin que se introduzca material genético ajeno. Esto se hace, por ejemplo, con la ayuda de las tijeras genéticas CRISPR. Los defensores de esta tecnología argumentan que no deben ser incluidos entre los organismos modificados genéticamente, ya que las plantas producidas no contienen ADN extraño y, por lo tanto, podrían haber crecido de forma natural.

Las organizaciones de protección del medio ambiente exigen una regulación clara

Para los oponentes, sin embargo, estos métodos son solo otro intento de vender la ingeniería genética a los europeos a través de la puerta trasera. Por ejemplo, el informe critica a las organizaciones que las empresas de biotecnología promocionan la «nueva ingeniería genética» como procesos naturales y, por lo tanto, querían ser exentas de los controles de seguridad y las normas de etiquetado de la UE para los alimentos modificados genéticamente.

Informe

El informe se basa en una investigación colectiva de las organizaciones de protección del medio ambiente Global 2000, Friends of the Earth Europe, Corporate Europe Observatory, Arche Noah, IG Saatgut y AK Wien.

«Grupos como Corteva y Bayer quieren obtener un acceso simplificado al mercado de la UE para sus plantas NGT y semillas NGT y así obtener un mayor control sobre los agricultores, la cría de plantas y el sistema alimentario», continúa el informe.

Es importante poner fin a esto: la «nueva ingeniería genética» en la agricultura debe seguir siendo claramente regulada, «con una aprobación antes del lanzamiento al mercado, un etiquetado y controles de seguridad para proteger la salud humana y el medio ambiente», dice el requisito. Además, habría que cerrar lagunas en la ley europea de patentes.

ORF.at/Tamara Sill

En 2023, la «nueva ingeniería genética» ya no podría estar sujeta a las estrictas normas de la legislación de ingeniería genética de la UE

En general, los alimentos producidos con métodos de «nueva ingeniería genética» todavía están sujetos a las estrictas normas de la legislación de ingeniería genética de la UE. Esto prevé una sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE) de 2018. Sin embargo, la Comisión Europea anunció una nueva propuesta de ley para una posible desregulación de la legislación intelectual de la UE. Este proyecto se espera para el segundo trimestre de 2023.

DEBATE SOBRE

¿Qué potencial ofrece la «nueva ingeniería genética»?

Austria contra la ingeniería genética

En Austria, la opinión pública sobre la ingeniería genética es bastante unánime: el ministro de Salud Johannes Rauch y la ministra de Medio Ambiente Leonore Gewessler (ambos Verdes) se pronunciaron al unísono en junio en contra de relajar las reglas para la «nueva ingeniería genética». En una transmisión se puede leer: La actitud austriaca es clara. «Los nuevos procedimientos de ingeniería genética a través de la puerta trasera no son aceptables para nosotros. Los consumidores tienen derecho a saber lo que acaba en sus platos».

En una encuesta publicada en agosto en nombre de Global 2000 y la asociación comercial, el 92 por ciento de los austriacos estaban realmente a favor de mantener la obligación de etiquetado de los alimentos modificados genéticamente. Y: el comercio minorista nacional de alimentos también está en contra de la desregulación.

IMAGO/Westend61/Scott Masterton

La brecha entre el lobby profesional y antiingeniería genética es grande, al igual que la entre la opinión pública y la ciencia

Investigación: el potencial predomina

Sin embargo, desde el punto de vista de la investigación, predomina el potencial, no los riesgos. Según los estudios, las plantas modificadas genéticamente no representan ningún peligro especial, ni para la salud ni para el medio ambiente. Por el contrario, las variedades modificadas genéticamente, más productivas y más resistentes pueden conducir a un mayor rendimiento en áreas más pequeñas, según el argumento de los partidarios.

Según un estudio en Europa, la ayuda de la ingeniería genética podría lograr un aumento de los ingresos del siete al diez por ciento y una reducción de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de la agricultura de la UE en más del siete por ciento, más en science.ORF.at. Las plantas más resistentes también podrían ser prometedoras con respecto a la crisis climática con eventos climáticos extremos cada vez más fuertes, como la sequía y el calor.

El estudio de la UE ve la necesidad de cambiar la ley

Sin embargo, según la bióloga molecular vienesa Ortrun Mittelsten Scheid, regulaciones estrictas harían que la investigación en esta área se quede atrás, no solo en la aplicación, sino también en la investigación básica, más sobre esto en science.ORF.at.

También se puede leer en un estudio de la UE que la «nueva ingeniería genética» contribuyen a los sistemas alimentarios sostenibles y puede ser «util para muchas áreas de nuestras sociedades». El estudio concluye que hay pruebas claras de que la legislación aplicable para algunos tipos de «nueva ingeniería genética» y sus productos no es apropiada «y debe adaptarse al progreso científico y técnico». Queda por ver hasta qué punto la ley de patentes se verá afectada en caso de desregulación.

Tamara Sill, ORF.at

Izquierda:

Global 2000

Amigos de la Tierra Europa

Observatorio corporativo de Europa

Arca de Noé