La vergüenza corporal puede provocar problemas de salud mental, como trastornos alimentarios, depresión, ansiedad, baja autoestima y dismorfia corporal, así como el sentimiento general de odiar el propio cuerpo.

La vergüenza corporal en nuestra cultura

En nuestra sociedad actual, muchas personas piensan que los cuerpos delgados son inherentemente mejores y más saludables que los cuerpos más grandes. Históricamente, sin embargo, no siempre ha sido así. Si piensas en pinturas y retratos de antes de la era de 1800, puedes ver que la gordura era venerada.

Ser gordo era señal de que una persona era rica y tenía acceso a alimentos, mientras que la delgadez representaba la pobreza. En su libro “Fat Shame: Stigma and the Fat Body in American Culture”, la autora Amy Erdman Farrell rastrea el cambio de venerar los cuerpos pesados a la preferencia por las formas más pequeñas a la Inglaterra de mediados del siglo XIX, cuando se publicaron los primeros libros sobre dietas.

Anotó que el enfoque en las dietas, y en los cuerpos en general, se centró en las mujeres. La autora Sabrina Strings dice que la gordofobia fue el resultado del colonialismo y la raza en su libro “Fearing the Black Body: The Racial Origins of Fat Phobia”.

Según el diccionario Merriam-Webster, el primer uso conocido del término “body shaming” fue por el periodista Philip Ellis.1

¿Quiénes son los objetivos de la vergüenza corporal?

La vergüenza corporal suele tener que ver con el tamaño del cuerpo, pero los comentarios negativos sobre cualquier faceta del cuerpo de una persona cuentan como vergüenza corporal.

A continuación se presentan las diversas razones por las que las personas pueden avergonzarse de su cuerpo.

Peso

Una de las razones más comunes por las que las personas se avergüenzan de su cuerpo es por su peso. Alguien puede sentirse avergonzado por ser “demasiado grande” o “demasiado delgado”.

Decir algo negativo acerca de que una persona es “gorda” es avergonzar al cuerpo. Esto también se conoce como “vergüenza por la gordura”. Los comentarios que avergüenzan a la gordura son como “Serían bonitos si perdieran peso” o “Apuesto a que tuvieron que comprar un boleto de avión adicional para encajar”. Los hombres a menudo se avergüenzan de su cuerpo cuando la gente se refiere a ellos como si tuvieran un “cuerpo de papá”.

Las personas con cuerpos más delgados también pueden ser avergonzadas por su peso. A menudo llamado vergüenza de la delgadez, puede sonar como: “Parece que nunca comen” o “Parece que tienen un trastorno alimentario”.

Vello

El vello crece en los brazos, las piernas, las áreas privadas y las axilas de todas las personas, excepto aquellas con ciertas afecciones de salud. Sin embargo, muchas personas tienen la idea de que las mujeres deben quitarse todo el vello corporal, o no serán “femeninas”.

Ejemplos de vergüenza corporal son llamar “bestial” a una mujer con vello en las axilas o decirle a una mujer que necesita afeitarse.

Atractivo

Conocido como “vergüenza bonita”, el acoso o discriminación de las personas por ser atractivas, es algo que ocurre regularmente. Y aún más que eso, las personas son acosadas por ser consideradas poco atractivas, lo que también se conoce como “lookismo”. El lookismo describe el prejuicio o la discriminación contra las personas que se consideran físicamente poco atractivas o cuya apariencia física se cree que no cumple con las ideas sociales de belleza.

Un ejemplo de vergüenza es que las mujeres atractivas tienen menos probabilidades de ser contratadas para trabajos en los que tendrían posiciones de autoridad.2Y un ejemplo de lookismo sería cómo las personas poco atractivas pueden recibir menos oportunidades.3

Víveres

La vergüenza alimentaria generalmente se hace en relación con el tamaño corporal. Por ejemplo, cuando alguien hace un comentario sobre lo que una persona está comiendo o no, eso puede contar como vergüenza alimentaria. Alguien que dice: “Parece que no necesitan comer eso” es un ejemplo de vergüenza alimentaria.

También puedes avergonzarte de la comida. Por ejemplo, podrías decir “Estoy tan gordo que no debería comer este pedazo de tarta de queso”.

Ropa

La década de 1980 vio el auge de la ropa de spandex, y había un dicho popular: “El spandex es un privilegio, no un derecho”. Esto significaba que las personas solo debían usar ropa de spandex si tenían la forma corporal “correcta” para ellos. Este es un excelente ejemplo de vergüenza por la ropa.

Más recientemente, el fundador de la marca de ropa Lululemon fue criticado por hacer comentarios que avergonzaban a la gordura cuando dijo que los cuerpos de algunas mujeres “no funcionan” para la ropa.4

Edad

También conocido como edadismo, el age-shaming es la discriminación o el acoso hacia las personas debido a su edad. Por lo general, se enfoca en las personas mayores o en la población de edad avanzada.

En relación con la vergüenza corporal, un comentario edadista puede sonar como: “Son demasiado mayores para usar tanto maquillaje”. Además, los artículos de noticias que muestran fotos de lo “malas” o “viejas” que se ven las celebridades cuando no usan maquillaje son vergonzosas. Hacer comentarios negativos sobre las arrugas o la piel flácida de alguien es otra forma de avergonzar al cuerpo.

Cabello

La sociedad occidental se ha centrado durante mucho tiempo en el cabello liso, brillante y liso como el ideal. Por lo tanto, el cabello con rizos, rizos u otras texturas se ha visto como menos atractivo. Esto se conoce como text-shaming.

Un ejemplo de vergüenza por la textura es: “Son tan valientes de llevar el pelo al natural”. Si bien eso suena como un cumplido, en realidad es un insulto. Esto se debe a que implica que el cabello de una persona está fuera de lo que se considera normal y que es valiente por llevar su cabello en su estado natural.

Además, la vergüenza de la calvicie les ocurre a personas de todos los géneros que tienen líneas de cabello en retroceso o cuero cabelludo adelgazado / calvo.

¿Por qué tenemos que dejar de avergonzar al cuerpo?

La vergüenza corporal tiene innumerables consecuencias negativas en la salud mental. Estos son algunos de los más importantes:

  • Los adolescentes que se avergüenzan de su cuerpo tienen un riesgo significativamente elevado de depresión.5
  • Puede provocar trastornos alimentarios.6
  • La vergüenza corporal empeora los resultados de las mujeres obesas que intentan superar los atracones.7
  • La vergüenza corporal puede causar insatisfacción con el propio cuerpo, lo que a su vez puede causar baja autoestima.8

Otros problemas de salud mental asociados con la vergüenza corporal incluyen:9

  • Ansiedad
  • Trastorno dismórfico corporal
  • Depresión
  • Mayor riesgo de autolesión o suicidio
  • Peor calidad de vida (debido a la insatisfacción corporal)
  • Angustia psicológica

Cómo ser más inclusivo

La vergüenza corporal puede ser desenfrenada, pero eso no significa que debas participar en ella. Hacer un punto de no ser un avergonzador de su cuerpo es la opción más amable para todas las personas, incluido usted mismo. Ser intencional acerca de no involucrarse en varios tipos de vergüenza puede conducir a un mejor bienestar mental.

Además de no avergonzar al cuerpo, puede ser útil ser más inclusivo con el cuerpo. Esto significa fomentar la aceptación y la celebración de la forma y la diversidad en la apariencia, centrándose en la salud en lugar del tamaño o el peso, y apreciando el cuerpo humano por todo lo que es y hace.

A continuación se presentan algunas formas en que puede dejar de contribuir a la cultura de la vergüenza corporal.

Deja de hablar de los cuerpos de otras personas

Puede ser socialmente aceptable que las personas se burlen y avergüencen a los demás, pero no tienes que aceptar, participar o tolerar tales palabras o acciones. No querrías que te hicieran eso, y ahora sabes que puede causar problemas reales a aquellos a quienes les sucede.

Por lo tanto, cuando tenga la tentación de señalar el vello corporal de una persona o la textura de su cabello, su tamaño, deténgase. En cambio, ¿por qué no pensar en algo agradable que decirle a la persona?

Claramente, te llamaron la atención, por lo que podrías usar esto como una oportunidad para encontrar un atributo positivo. “Me gusta tu sonrisa” es una idea de una forma de elogiar a otra persona sin hablar negativamente de su cuerpo.

Pruebe los siguientes pasos:

  1. Presta atención a tus pensamientos y reconoce tu propio condicionamiento, sesgo y/o juicios.
  2. Haz un esfuerzo intencional para notar lo que te gusta, aprecias o admiras de esta persona (pueden ser rasgos físicos o no físicos).
  3. Practica esto con los demás y contigo mismo para desarrollar y profundizar el respeto, el cuidado y la compasión por ti mismo y por los demás.

Aprende sobre la neutralidad corporal

La neutralidad corporal es una práctica que tiene muchos beneficios comprobados para la salud mental. Es la noción de aceptar los cuerpos tal como son, sin juzgarlos. Esto puede aplicarse a tu propio cuerpo y a los cuerpos de los demás.

La neutralidad corporal fomenta un enfoque en las funciones positivas que los cuerpos pueden realizar. Aprender sobre ello puede hacer que te sientas mejor en tu propio cuerpo, mejorar tu relación con la comida y aumentar tu autoestima.

Cambia la forma en que hablas de tu propio cuerpo

En una cultura en la que se pone tanto énfasis en lo que está mal y necesita mejorar, puede parecer un gran desafío hablar positivamente sobre nuestros propios cuerpos. Hacerlo, sin embargo, es algo saludable y también salva a otras personas de cualquier daño.

Al practicar hablar positivamente sobre nosotros mismos y nuestros cuerpos, y notar cualidades sobre nosotros mismos y los demás que nos gustan y apreciamos, podemos profundizar nuestro cuidado, compasión y conexión con los demás y con nosotros mismos.

Cuando haces un comentario como “Me siento tan gordo hoy”, estás haciendo un juicio sobre las personas gordas e insinuando que sus cuerpos son menos valiosos que los cuerpos de las personas delgadas. Esto puede ser perjudicial para cualquier persona a tu alrededor, especialmente para aquellos que son más grandes.

No es realista tener solo pensamientos positivos sobre ti mismo, pero puedes expresar tus sentimientos de maneras que sean menos dañinas para los demás. Para el ejemplo anterior, podrías confiar en un amigo y decirle: “Mis pantalones no me quedan como suelen hacerlo y me hacen sentir cohibida”.

En lugar de avergonzar a tu cuerpo, te habrás abierto a un ser querido, creando más cercanía y confianza entre ambos.

Habla

Si has seguido los pasos para dejar de avergonzarte a ti mismo y a otras personas, ¡eso es maravilloso! Sin embargo, aún queda trabajo por hacer.

Al igual que con todos los casos en la vida en los que ves a otras personas causando daño, es importante hablar, siempre que sea emocional y físicamente seguro para ti hacerlo.

Si ves que alguien le hace un comentario a otra persona sobre su cuerpo, ya sea sobre su ropa, su edad o su talla, puedes hacerle saber amablemente que no es amable hablar sobre los cuerpos de otras personas. Y si sucede regularmente con amigos o seres queridos, puedes mencionarlo de una manera más amplia, haciéndoles saber que sus formas de comunicarse sobre los cuerpos no siempre se sienten bien para ti y para los demás.

La vergüenza corporal puede ser frecuente, pero puedes hacer el trabajo para dejar de perpetuarla y ayudar a sanar sus efectos dañinos practicando la positividad corporal contigo mismo y con los demás.

Una opinión sobre “La vergüenza corporal es el acto de decir algo negativo sobre el cuerpo de una persona. P …

  1. Body Shaming im Sommer
    Sehr geehrte Frau Mag. Karin Hiebaum,
    als wäre der Sommer nicht schon heiß genug, echauffieren Sie sich zusätzlich über Mitmenschen, die es wagen, in der Öffentlichkeit Ihre Waden zu entblößen, obwohl diese bereits von Krampfadern gezeichnet sind.
    Da mir Ihre Kolumne “Lokalpatriot” vom 2. 7. die Sprache verschlagen hat, überlasse ich Ihrer Kollegin Anja Delastik vom web.de Magazin das Wort:

    “Menschen […] haben keine Lust mehr, ihren Körper zu verhüllen und zu schwitzen, nur weil er nicht dem Ideal entspricht. Das ist […] so manchen Mitmenschen ein Dorn im Auge. Unter dem Vorwand der Ästhetik sprechen sie jenen […] das Recht ab, sich luftig zu kleiden. ‘Body Shaming’ nennt man dieses Verhalten […], jemanden aufgrund seiner körperlichen Erscheinung zu beleidigen.

    Warum Menschen das tun, obwohl sie doch einfach wegsehen könnten […]? […] Weil sie komplexbeladen und voller Selbstzweifel sind. Und während sich die anderen ausziehen und die Sonne genießen, muss der Sommer für solche Menschen die Hölle sein.”

    Claudia Morning-Bilderling

Deja un comentario